A TIENTAS

A TIENTAS

jueves, 5 de mayo de 2016

Ave del paraíso - Joyce Carol Oates

Well love they tell me is a fragile thing
It's hard to fly on broken wings
I lost my ticket to the promised land
Little bird of heaven right here in my hand.

Me dicen que el amor es algo frágil,
difícil es volar con alas rotas
perdí el billete hacia la tierra prometida
ave del paraíso que en mi mano reposa.

"Little Bird of Heaven"

SINOPSIS: Situada en la mítica ciudad de Sparta, en Nueva York, Ave del paraíso es una punzante y vívida combinación de romance erótico y violencia trágica en la Norteamérica de finales del siglo XX. Cuando Zoe Kruller, una joven esposa y madre, aparece brutalmente asesinada, la policía de Sparta se centra en dos principales sospechosos, su marido, Delray, del que estaba separada, y su amante desde hace tiempo, Eddy Diehl. Mientras tanto, el hijo de los Kruller, Aaron, y la hija de Eddy, Krista, adquieren una mutua obsesión, y cada uno cree que el padre del otro es culpable. Una clásica novela de Oates, autora también de La hija del sepulturero, Mamá, Infiel, Puro fuego y Un jardín de poderes terrenales, en la que el lirismo del intenso amor sexual está entrelazado con la angustia de la pérdida y es difícil diferenciar la ternura de la crueldad

Ave del Paraíso es una novela oscura, pero no tiene un tonto gris. Tiene ese tono amarillo, ese  amarillo que tenía "CSI Miami" y que no tenía "CSI Las Vegas", que era más de tono azulado.
Este tono amarillo al que me refiero, lo tenían también "True Detective", y, por ponernos más patrióticos, también "La Isla Mínima".
Esas películas, series y libros con tonos amarillos, me incomodan. Me transmiten una sensación difícil de describir. Es algo así como si el amarillo fundiese en un sólo color todas las escenas y las hiciese demasiado parecidas, tan parecidas que pareciese que no pasa nada, que nada cambia. No hay grandes hazañas, no hay sobresaltos. Todo es tranquilo y amarillo, hasta que pasa algo. Pero incluso cuando pasa algo, sólo hay un momento de desconcierto, y al cabo de un rato, todo vuelve a ser igual. Monótono y feo. Así es este libro. Y me ha gustado mucho.
Me parece que lo mejor que te puede hacer un libro es transmitirte sensaciones y puedo asegurar que este lo hace: angustia, tristeza, repulsión, amor,...
J.C. Oates me ha coquistado. Después de Franzen y Zadie Smith, leer a Oates ha sido revelador. Su literatura es menos "snob" que la de Franzen y más realista que la de Smith. Sus personajes son más auténticos, y aunque la mayoría me caen tan mal como los personajes de "Libertad" o "Sobre la belleza", soy capaz de entender por qué a veces son odiosos o se comportan de una manera incomprensible.
Una buena novela americana y una escritora que merece la pena descubrir.

jueves, 3 de marzo de 2016

Las películas de mi vida: "Reality bites"







Lelaina Pierce (Winona Ryder), ayudante de producción en un programa matinal de televisión, sueña con ser directora de cine. Mientras llega su gran oportunidad rueda un vídeo de sus amigos en los que estos hablan de su realidad cotidiana, sus ambiciones y su falta de expectativas. Entre tanto, debe elegir entre dos amores, un yuppie y su leal amigo Troy. Drama generacional de joven y conocido reparto que se promocionó como la película de la "generación X"






Reality bites...  Esta puede que haya sido para mí "LA PELÍCULA".

La descubrí en 3º de la ESO (Sí, yo fui directamente de 8º de EGB  a 3º de la ESO). Alquilé esta peli sin saber muy bien si me gustaría, y bueno... me gustó tanto que la vi como mil veces, la compré en VHS, compré el disco de la banda sonora (en Discoplay, ahí es ná). Una locura. Me enamoré locamente de Ethan Hawke. Bueno, no tan locamente. Pero me gustaba ese rollito de sucio despenaido nihilista al que todo le da igual pero que al final no. Y que cantaba... "I'm nuthin" (I dont't feel good but don't feel baaaaad... estoy cantando, sí)

Y estuve mucho tiempo obsesionada con probar el Big Gulp.
 

Y con comprar ropa en una tienda GAP.  Y bailaba "My sharona" en los bares con mis amigos, como si estuviera en una gasolinera gastando el dinero de la tarjeta del padre de Lelaina Pirce. Prácticamente me sabía los diálogos de memoria y aún hay frases que repito si vienen a cuento. (O yo creo que vienen a cuento, según este criterio personal mío que cada vez es más aleatorio). Estas son algunas, que probablemente no recuerde exactamente como en la peli, pero... esa es la gracia:

-"No voy a trabajar en una tienda GAP, maldita sea" (La que se lía ahí... Lelaina estaba un pelín subidita, sí)
 

-"Este es el invierno de nuestra desventura...." "¿Puedes describir la ironía?... .Pues... ¡No sé describirla pero sé reconocerla cuando la veo" (La frase del invierno de nuestra desventura la repito mucho cuando hace frío. Que no tiene nada que ver, ya .. pero la repito)

 -"PIADELIGA, padres y amigos de lesbianas y gays"...  (La peli tocaba todos los temas típicos tópicos de los 90... Sida, salidas de armario, la generación X, los JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados"),...

-"¿Por qué no puede todo solucionarse y volver a la normalidad al cabo de media hora como en "La tribu de los Brady"? -Bueno, el señor Brady murió de sida. (Traumita)

-Querida, ¿por qué no pides trabajo en la gasolinera? El otro día vi que habían contratado a un pobre chico subnormal. - Yo no soy subnormal, mamá, saqué la mejor nota de mi promoción. (Este es un diálogo poco políticamente correcto, pero que nos pretendía mostral el desencuentro generacional y lo incomprendidos que son lo protas y todo eso, porque claro, siendo taaaan lista Lelaina no iba a trabajar en cualquier trabajucho... Pobre ilusa, si la llega a fichar el Ministerio del Tiempo y ve lo que tenemos ahora por aquí... 

-He leído "Sé por qué canta el pájaro en su jaula" -Ah, ¿sí? y¿por qué canta?

-Yo quería ser alguien al cumplir los 23 (Sí, la chica quería ser alguien al cumplir los 23. En serio, que la fichen en el Ministerio del Tiempo ya) "Cariño... lo único que tienes que ser al cumplir los 23 es tú misma" (Cualquiera no se enamoraba de Troy, con su pelo aceitoso y sus frases bonitas y profundas)
 
-"Vamos a comer gasolina" (Y un pelín pijita porque el padre tiene pasta, y oye, una nunca está tan mal si tiene una tarjeta de gasolina de papá)

-"Esto es todo lo que necesitamos. un par de cigarrillos, un café y una buena conversación. Tú, yo y cinco pavos" (Esto lo sigo yo pensando ahora. Aunque quitando los cigarrillos y mejorándolo cambiando el café por una copa de vino)

La peli estaba dirigida y coprotagonizada por Ben Stiller, que era el pijito rendido ante el sistema, con trabajo en una cadena de TV comercial, traje de chaqueta y descapotable. Y escucha Big Mountain "uuhhh... baby i love your way... every day..."  Y claro, es como el mal. Porque con quien tú quieres que se líe la protagonista es con el sucio antisistema interesante. Aunque al final de la peli el mismo Ben Stiller parodia esos tópicos con un video.

Es una peli muy de los 90. Muy para ver cuando uno es muy joven, y a la que le tengo mucho cariño. Y que supongo que Ben Stiller quiso rodar como símbolo de una generación, pero que viéndola años después te dibuja una sonrisa cínica en los labios.  Pero sigue siendo una peli que me gusta ver, aunque ya no tenga aparato de vídeo para ver mi vieja cinta VHS.

Este es un post caótico, lo sé. De esos que escribo como si estuviera hablando.
Ésta es una de las pelis de mi vida. Ya iré trayendo más. Porque hay más, claro.

You say... I only hear what I want you....




sábado, 12 de diciembre de 2015

7 novelas, 1 libro sobre libros y 2 novelas gráficas.

Este año he desatendido mucho este lugar, sobre todo los últimos meses, pero la mudanza, los cambios, todo lo nuevo... Pues eso... 

Así que no quiero despedir el año sin hablar de aquellos libros que he leído este año y de los que aún no he hablado en el blog. Me quedan aún tres más, pero a esos quiero dedicarles un poco más de espacio, así que lo haré más adelante. Empezamos.
 
 

1. "Alta fidelidad" de Nick Hornby. Éste es un libro que tenía muchas ganas de leer y tuve la excusa perfecta para hacerme con él cuando Anagrama lo publicó a buen precio en su colección "La conjura de la risa". Esta novela nos habla de un treintañero, Rob Fleming, estancado en su negocio, una tienda de discos que apenas le permite vivir pero que le hace feliz. O no. Bueno, digamos que no le hace infeliz. Su pasión es la música, y su colección de discos. La novela está plagada de referencias musicales. En esta novela hay amor, desamor, dudas existenciales, reflexiones sobre la vida, humor, y muchas más cosas. Me ha gustado y la recomiendo, aunque creo que me habría gustado más si la hubiese leído hace unos años. 

"Siempre me doy cuenta de las cosas con retraso: el pasado se me da muy bien, no el presente. El presente no lo puedo entender"

                                                                                                          
2. "La mujer de verde" de Arnaldur Indridason. Novela negra islandesa con nombres imposibles. Me ha encantado. El comisario Erlendur investiga un asesinato del pasado, mientras se ocupa de arreglar sus asuntos personales, tanto o más difíciles que el caso que tiene que resolver. Es una novela dura, que te deja el cuerpo raro. No es la típica novela negra ya que la investigación del caso es lo de menos, lo sobrecogedor es la historia. Muy recomendable y fácil de leer (cuando consigues no hacerte un lío con lo nombres de cada personaje). 

3. "La noche en que Frankenstein leyó el Quijote" de Santiago Posteguillo. Una de las mejores lecturas del año. Me entusiasmó. Santiago Posteguillo, nos cuenta pequeñas historias sobre libros que todos conocémos. Anécdotas, leyendas y curiosidades. A mí me ha hecho querer leer todos los libros de los que habla. De hecho, después de leerlo compré "El Quijote" y "Frankenstein". Y busqué el discurso José Zorrilla. Y me emocioné con la historia de "El señor de los Anillos". Lo leí en el camino a Murcia, en voz alta con mi chico, y nos hizo el camino muy llevadero. Las historias son muy cortas y sencillas y Santiago las cuenta muy bien, al estilo de los buenos contadores de historias.

4. "Días sin hambre" de Delphine de Vigan. La leí porque su otra novela autobiográfica, "Nada se opone a la noche", me fascinó. Ésta también me ha gustada, aunque no tanto. Aquí la autora se centra en el capítulo de su vida en el que sufrió anorexia. Un testimonio novelado, nada sensiblero, morboso ni ejemplarizante. Símplemente lo cuenta. 

"Le reserva a su tía la rabia, los gritos, los suspiros exasperados. La comida arrojada por la habitacion los sollozos en la almohada. Porque está segura de su amor, absoluto, incondicional, descarga contra ella la violencia que le inspiran los demás. Porque sabe que eso no cambiará sus sentimientos"

 5. "Los diarios de Adán y Eva" de Mark Twain. Este ejemplar de la editorial "Libros del Zorro rojo", con las magníficas ilustraciones de Francisco Meléndez, es toda una joya.  La historia en sí es curiosa. Como indica el título, recoge los diarios de Adán y Eva, tal y como los imaginó Mark Twain y es, en realidad, una especie de tratado sobre las relaciones entre hombres y mujeres. Tiene partes bastante cómicas, y va decayendo hacia el final. Muy cortito y recomendable como curiosidad.


 

6. "Harry Potter y la cámara secreta" de J.K. Rowling. Sí, estoy leyendo por primera vez Harry Potter a mis 34 años, y sí, me lo estoy pasando pipa. Éste me ha gustado más que el primero. Y bueno, poco que decir. Es Harry Potter. 

7. "Mansfield Park" de Jane Austen. Novelón de Austen que me ha gustado muchísimo. De momento se coloca en segunda posición después de "Orgullo y Prejuicio". Sigo maravillándome con Austen y con que pudiese escribir estas historias y que yo las lea ahora, doscientos años después, y me parezca tan cercana. Austen es Austen. Poco más tengo que añadir.

8. "El nadador en el mar secreto" de William Kotzwinkle. Pequeña joya de Navona Editorial, de su colección "Los ineludibles". Corta, intensa y sobrecogedora. Hay que elegir un momento tranquilo y de soledad para leerla y sumergirte en ese mar. Ya le tengo echado el ojo a otro "ineludible", "Salvar a Mozart". Caerá pronto. La edición, una maravilla.



9. "El árabe del futuro" de Riad Sattouf. Compramos este cómic en la feria del libro. Se trata de una historia autobiográfica. La vida de Riad y su familia, una madre francesa y un padre sirio. La historia de un niño que crece en la Siria de Gadafi. Es adictivo, y una maravilla. Espero con ganas la seguna parte. Merece mucho la pena

10. "Persépolis" de Marjane Satrapi. Otro cómic autobiográfico, esta vez de una chica, en Irán. Vamos acompañando a la autora en su niñez y adolescencia, marcadas ambas por los cambios políticos y sociales de su país, la guerra, su vida en Europa huyendo de Irán, su regreso a Irán... Me ha gustado muchísimo. La protagonista me cae bien sólo a ratos. No sé por qué he tardado tanto en leerlo.

Y con este breve resumen de lecturas os dejo. Muy buenas lecturas todas y para todos los gustos. ¿Os animáis con alguna?
 

viernes, 9 de octubre de 2015

3 lecturas: Zadie Smith, Emmanuel Carrère y Ruth Rendell

"Sobre la Belleza" - Zadie Smith


Mientras leía esta novela, no podía evitar acordarme de Jonathan Franzen y su "Libertad". No sabría decir si ha sido por el estilo, o por lo que cuenta, que no es ni más ni menos que la historia de una familia americana. La diferencia entre ambas novelas es que la de Zadie Smith me la creo más, y por eso,  también me gustó más.
Su protagonista, Howard Belsey, es un profesor universitario en horas bajas. Quizá por la rutina, quizá porque ve que su carrera no evoluciona, inicia un par de aventuras desafortunadas que tampoco le hacen sentirse mejor. No me cae muy bien, pero es un personaje al que puedo entender, no porque me sienta identificada, sino porque me creo que haya personas como él.
Su mujer, Kiki, una afroameriacana corpulenta y muy de comerse el mundo, me cae mejor que él. Tiene un don para tratar con las personas, se preocupa por los demás, y de hecho, lucha por los derechos de los otros desde asociaciones o participando activamente en diferentes movimientos.
Son un matrimonio compuesto de dos caracteres muy opuestos. Ella es cálida y cercana, él frío y seco. El corazón frente al intelecto.
Tienen tres hijos muy diferentes también. El mayor es sensible, creyente, calmado y aplicado, quizá el más rebelde pues es el más diferente a sus padres. La hija sin embargo, es altiva, inteligente y llena de inseguridades. Las inseguridades la frustran y suele pagar sus frustraciones con su madre, mientras idolatra a su padre al que sí valora por ocupar éste un puesto de trabajo que ella admira. (La hija me cae muy mal). El pequeño quizá se parece más a la madre, no es nada snob y se siente más cómodo con gente de clase social más baja a la suya, (aunque quizá esto tiene parte de snobismo también).
La familia, en su conjunto, tiene una ideología, digamos progresista y de izquierdas, (tampoco es que tengan la bandera de la hoz y el martillo en el salón), y durante toda la novela se nos muestra su rivalidad con otra familia, conservadora y más de derechas. Lo que me gusta de esta parte es que muestra las luces y las sombras de ambas familias, sin idealizar a ninguna.
La historia que se nos cuenta es símplemente lo que les pasa a estos personajes durante un determinado período de sus vidas. No hay grandes acontecimientos, símplemente la vida que pasa.
Una novela que entretiene, mantiene el interés y cuya lectura recomiendo. Yo ya he apuntado "Dientes blancos" para seguir con Zadie.


"Una novela Rusa" - Emmanuel Carrère

 

Creo que no ha sido la mejor manera de empezar con Carrére. Elegí la novela porque la vi en las novedades de bolsillo de Anagrama, y me llamó la atención. Además acababa de leer "Nada se opone a la noche" (De Vigan) y me apetecía una historia de no ficción. Y encima éste también era de un escritor francés, aunque hable poco de Francia y mucho de Rusia. No quiero decir con esto que no me haya gustado nada. Voy a seguir leyendo a Carrére, eso lo tengo claro, pero esta novela creo que ha sido más como leer un diario personal que a veces no he logrado descifrar del todo. Creo que escribió esta historia más para sí mismo que para los demás. Pero esa es mi impresión, claro.
Lo que me ha gustado es que se deja muy mal a él mismo muchas veces, y le da igual. Unas veces se muestra prepotene, otras clasista, infiel, egoísta. Y lo reconoce sin dramatismos. No digo que eso sea bueno, pero a mí me ha gustado.
Lo que no me ha gustado es que tiene partes que carecen de interés, que se pierden en detalles que no me sirven para nada y en ciertos momentos se me ha hecho pesada, no lo voy a negar.
Básicamente nos cuenta tres historias en esta novela: una de amor, una de un pasado familiar oscuro, y otra rusa (claro). ¡Ah! y un relato erótico. Para mí, nada erótico.

"Decir que haces textos educativos o que atiendes la ventanilla de la Seguridad Social es decir: no lo he elegido, trabajo para ganarme la vida, estoy sometida a la ley de la necesidad"

"Mi amigo Pável me cuenta una historia judía. Abaham suplica a Yavé: ¡Yavé, Yavé, me gustaría tanto ganar un día la loteria! Te lo suplico, Yavé, te lo imploro, te lo pido desde hace tanto tiempo, concédemelo, una sola vez, y no volveré a pedirte nada. Yavé, haz que gane la lotería. Llora, se arrodilla, se retuerce las manos. Al final Yavé sale de la nube y dice: Abraham, te he oído y quiero complacerte. Pero te ruego que me des una oportunidad. Por una ven en la vida, una sola vez,
¡cómprate un décimo!"

"...como el gurú indio que, en otro de mis cuentos favoritos, repite infatigable a sus dicípulos: "When you eat, eat. When you read, read. When you Walk, walk. When you make love, make love", y así sucesivamente. Pero un día, durante una sesión de meditación, sus discípulos le encuentran desayunando y leyendo el periódico. Se asombran y él les responde: "Where is the problem? When you eat an read, eat an read"

"Un adiós para siempre" - Ruth Rendell


Éste es un libro que compré en un tienda de segunda mano este verano, porque me apetecía un poquito de misterio. Y nada. Últimamente no acierto con la novela de misterio o novela negra. Previsible y poco entretenida. Una señora va de visita a casa de su hijo y encuentra a su nuera (por la que no siente mucho afecto) muerta en la cama. Y nada, enseguida queda claro qué pasa y la acabé haciendo lectura en diagonal por el simple gusto de acabarla.
De Ruth Rendell había leído "El daño está hecho" hace ya varios años, y recuerdo que me gustó mucho. Éste nada.

Y con esto termino esta recopilación de lecturas, porque si no lo hago así, se me acumulan. ¿Habéis leído alguno? Ya me contaréis...

miércoles, 7 de octubre de 2015

#Mugsandbooks IV ¿Vienes a jugar?


Últimamente ando despistada y no me había dado cuenta de que nuestra querida Mónica del blog Serendipia nos invitaba a jugar de nuevo. Y aquí estoy, porque yo esto no me lo pierdo. 
Bien es verdad que aquí en Madrid tengo poquitos libros y menos tazas, pero claro... alguna hay. Aquí dejo mis dos contribuciones a este juego. Y aquí un enlace a la entrada de Mónica, por si os apetece jugar. 

1) Harry Potter y una taza con Hedwig, por si hay que enviar un capuccino por correo urgente. 



2) Ya os he dicho que tengo muy pocos libros y menos tazas por aquí, pero como yo soy una mujer de recursos... (guiño, guiño). XDDD. 



Y con esto acaba mi participación en esta edición. Para la próxima tengo que comprar más tazas.... 






martes, 15 de septiembre de 2015

"El mapa y el territorio" - Michel Houellebecq



"Es curioso, podría creerse que la necesidad de expresarse, de dejar huella en el mundo, es una fuerza poderosa; y, sin embargo, lo que empuja a la gente con mayor violencia a superarse sigue siendo la pura y simple necesidad de dinero"





Vamos hoy con este polémico autor francés. Michel Houellebecq ya era un autor muy conocido cuando la sede de la revista francesa Charlie Hebdo sufrió uno de los ataques más brutales a la libertad de expresión que se recuerda en los últimos años. Ese día Houllebecq abandonó Francia de forma momentánea por miedo. Pero esto es otra historia, y si alguno de vosotros aún no la conoce, os dejo aquí el enlace a una noticia que os puede aclarar un poco esto que comento. Pero vayamos a lo importante. 

Antes de todo esto, este autor ya era muy conocido por sus extravagancias, pero también por novelas tan exitosas como "Las particulas elementales". Nos encontramos con un escritor de una personalidad un tanto complicada, pero brillante a la hora de plasmar sus ideas por escrito. Confieso que es la primera novela con la que me acerco a esa mente un tanto extraña, y que después de este acercamiento puedo recomendaros a los que aún no lo hayáis hecho que lo hagáis sin miedo. 

En "El mapa y el territorio" encontraréis una historia sencilla, al menos a primera vista. El protagonista, Jed Martin, un artista que nos lleva de paseo por su mundo, y mientras reflexionas a su lado sobre el arte, el trabajo, las relaciones con las mujeres, y sobre los nuevos hábitos de vida, las modas y lo impersonal de los nuevos tiempos en que el dinero es lo que mueve el mundo, como nos muestra en el ejemplo en el que comenta cómo lugares sin un interés turístico o artístico relevante se convierten en un destino puntero de muchos turistas sólo porque una conocida aerolínea de bajo coste vuela a sus aeropuertos: 

"Así, el liberalismo modificaba la geografía del mundo en función de las expectativas de la clientela, ya se desplazase para hacer turismo o para ganarse la vida. A la superficie plana, isométrica del mapa del mundo la sustituía una topografía anormal en la que Shannon estaba más cerca de Katowice que de Bruselas, de Fuerteventura que de Madrid. Los dos aeropuertos elegidos en Francia por Ryanair eran Beauvais y Carcassonne. ¿Eran dos destinos particularmente turísticos? ¿O se volvían turísticos por el simple hecho de que Ryanair los había elegido?"

Después este artista conoce a Houellebecq, un conocido y extravagante escritor al que quiere pintar para una nueva colección en la que está retratando a diversos personajes mientras ejercen su oficio. No voy a seguir hablando de el argumento, porque el argumento es lo de menos. Lo interesante de verdad en éste libro es ese camino que recorremos con Jed. Distinto a todo lo que he leído hasta ahora, ha sido interesante leer a una persona a la que no le importa ser políticamente incorrecto, o criticar aquello que detesta o aborrece, sin pelos en la lengua. Dejando a un lado si yo estoy de acuerdo o no con las opiniones del autor, me gusta.

Podemos llegar a pensar que este comportamiento es parte de su pose, de su imagen, de ese aroma de escritor maldito e irreverente en el que, al parecer, le gusta envolverse al autor. Yo no me voy a plantear eso cuando vuelva a leerle. Sólo disfrutaré de la prosa de un autor que parece escribir sin pensar si lo que escribe gustará, o al menos, si será del gusto de esa opinión pública que decide lo que está bien y lo que está mal, sobre lo que se puede bromear o no, o lo que debe darnos pena o indignarnos según el trending topic del día, o el titular aparecido en prensa o en la tele esa semana.

Leedlo. Aunque lo detestéis después. Os merecerá la pena. 

"...el brillo de su mirada se debía desde luego más a la cocaína que al fervor religioso, pero ¿había una diferencia?"




martes, 1 de septiembre de 2015

"Detrás del cristal" - Mayte Esteban

Hoy vengo con un libro especial. Os traigo el primer libro que leí cuando llegué a Madrid. ¿No os pasa que hay momentos de vuestra vida que están marcados por libros, películas o series? Momentos que, al recordarlos, asocias a una historia que leíste o viste. Pues éste es el libro que asocio a mis primeras noches en Madrid. Esas noches en que no duermes del todo bien porque te vas acomodando a la nueva casa, y en las que todo te parece tan nuevo como extraño, y tienes miedo, pero del bueno. Del que te hace cosquillas en la tripa por la expectación de saber qué te deparará esa nueva ciudad, qué vivirás dentro de esas paredes, y sobre todo, fuera de ellas. 


                                                             


Gané este ejemplar en el sorteo que la propia autora, Mayte Esteban, organizó en su blog El espejo de la entrada




Nos encontramos con una historia coral, aunque la protagonista principal es Ana, una joven madre sin dinero y prácticamente sola, a la que le es imposible compatibilizar las pocas horas de trabajo que le salen como camarera con el cuidado de su hijo. Es incapaz de encontrar un canguro, y puede quedarse sin casa si no consigue pagar el alquiler del cuchitril dónde vive. Ante situaciones desesperadas, los humanos solemos encontrar soluciones desesperadas, y Ana encuentra una de esas soluciones. 

Por otro lado tenemos a Andrés, joven ejecutivo con una vida aparentemente perfecta, que planea unas vacaciones de Navidad en el Caribe con su novia. Pronto verá como sus planes cambian un poco. Pero todos sabemos que los cambios casi nunca son malos. 

Y por último, pero no menos importante, tenemos a Raquel, que cual protagonista de una canción de Cecilia, recibe e-mails de un extraño... son e-mails llenos de poesía... que le han devuelto la alegríaaaaa.... (Disculpad, es que estoy cantarina). (No estoy "espoileando" nada, que conste)

Hay más personajes, porque como digo, la novela es coral, pero estos tres son los más importantes. 

La novela me gustó mucho. Yo la metería dentro del género chick-lit, pero más españolizado que lo que acostumbro a leer de este género. Es una novela que te da buen rollo, además está ambientada en Navidad y eso siempre me gusta. De hecho, yo haría una peli sobre el libro y la estrenaría en Navidad. Y triunfaría. :-)

Por esto del chick-lit, muchos podréis pensar que es una novela frívola, o de trapitos, y no. Es una historia que tiene muchas aristas. Es agridulce, en general más dulce que agri. Aunque hay un momento muy agri, sin duda, y creo que Mayte Esteban lo trata de un modo perfecto. Sin ser escabrosa ni melodramática, dentro de lo dramática y trágica que ya de por sí es la situación que nos plantea, me parece que lo cuenta de una forma bastante realista. Fue una de las partes del libro que más me gustó, y que menos me gustó, (esto último por razones obvias).

Le di 4 estrellas en Goodreads muy merecidas y aseguro desde ya que volveré a leer a la autora, sin duda.