A TIENTAS

A TIENTAS

martes, 28 de diciembre de 2010

ANTICHRISTA - Amèlie Nothomb


Acabo de terminar esta corta novela de A.Nothomb, y la verdad, esperaba más.
 
Blanche es una adolescente solitaria, marginada por sus compañeros y sin amigos. Un día aparece Christa en su vida, una chica colmada de virtudes, a la que todo el mundo adora, y que sin embargo, se convierte en una persona odiosa cuando está a solas con Blanche. Christa llega a ejercer una influencia tal en Blanche, que comienza a manipularla a su antojo. Y Blanche se deja hacer, al menos, al principio...
 
 Tras haber leído "Cosmética del enemigo" y "Ni de Eva ni de Adán", tengo que decir que ésta me ha decepcionado un poco. Es una novela entretenida, que se lee muy deprisa, pero no deja de ser la típica historia "chica popular contra chica marginada", y  a veces de una forma muy exagerada. La forma en que tratan los padres de Blanche a Christa es bastante subrrealista, ... Quizá después de leer "Cosmética del enemigo", esperaba algo más original
 
En fin, se trata de una novela rápida, fácil de leer, entretenida y que olvidaré fácilmente.

domingo, 26 de diciembre de 2010

SABER PERDER- David Trueba



He disfrutado de verdad con este libro, que se compone de cuatro historias humanas, entrelazadas pero independientes.
Conforme nos vamos adentrando en su lectura, vamos descubriendo, poco a poco, las vidas de 4 personajes, distintos, pero a la vez parecidos:

Sylvia:  Es una chica de 16 años, con la vida normal de una adolescente. Vive sóla con su padre, (divorciado hace poco de su madre), va al instituto, comparte sueños y confesiones con Mai , su mejor amiga, y como la mayoría de los adolescentes, se encuentra un poco perdida. Quiere conocer el amor, experimenta con el sexo, se aisla en su habitación, hasta que una noche, sufre un accidente. Es atropellada por un joven llamado Ariel, y a partir de ese hecho, las cosas empiezan a cambiar.

Ariel: Es un jóven futbolista argentino, que llega a Madrid tras ser fichado por uno de los clubs más importantes del país. Llega como la gran promesa del fútbol, pero Ariel no responde al patrón de típico futbolísta,  se encuentra perdido en un país que no es el suyo, y perdido también en un mundo que sólo se guía por razones económicas y donde gran parte de lo que se ve es pura fachada. A partir de lo que le va sucediendo dentro del club, nos da una visión, (bastante acertada desde mi punto de vista), del mundo del fútbol, sus fiestas, sus tejemanejes, el dinero que se mueve, la prensa deportiva, la corrupción dentro de las directivas del los equipos... Una noche, Ariel se monta bebido en su nuevo cochazo y conduce a toda velocidad por las calles de Madrid, y atropellará a Sylvia. Para él también empezarán a cambiar las cosas.

Lorenzo: Es el padre de Sylvia. Tras fracasar tanto en su relación de pareja como en el mundo laboral, intenta dar un cambio a su vida. . . pero lo que hace para cambiarla, la complicará todavía más. El personaje de Lorenzo te transmite su desesperación, su soledad, sus intentos de acercarse a su hija adolescente que parece ausente, de intentar comprender porqué su mujer le dejó por otro, por qué su socio le engañó, y en definitiva, cómo ha podido de pronto llegar a los 45 y sentir que no tiene nada, y que nada tiene sentido.

Leandro: Leandro es el padre de Lorenzo, y a su vez el abuelo de Sylvia. Es un profesor de piano retirado, y a la vez un cocertista de piano frustrado. Está casado con Aurora, una mujer a la que siempre ha querido, y que ahora se encuentra impedida tras sufrir una caída y fracturarse un cadera. Mientras la cuida y le lee, Leandro se da cuenta de que su vida está llegando a su fin, que prácticamente todo lo que le quedaba por sentir, por vivir, ya ha pasado, y que el futuro sólo le reserva una tranquila paz, sin nuevas emociones ni sensaciones. No está dispuesto simplemente a esperar que pase el tiempo mirando las obras, y un día siente un impulso. Y este impulso (meramente sexual), le lleva a visitar una casa de prostitutas de lujo. Y allí conocerá a Osembe, una joven nigeriana.

Conforme se van desarrollando las tramas de cada uno de los personajes, no sólo te vas enterando de lo que acontece, si no que  el escritor, te hace sentirte como cada uno de ellos. Entiendes perfectamente cómo se sienten. Y eso hace que cuando termines de leer la novela, los eches de menos.

La recomiendo a todo al que le apetezca una lectura intimista, carente de tópicos, y sobre todo, muy humana. Un placer!

martes, 14 de diciembre de 2010

KAFKA EN LA ORILLA - Haruki Murakami




"Kafka Tamura se va de la casa el día en que cumple quince años. Le llevan a ello las malas relaciones con su padre - un famoso escultor convencido de que su hijo repetirá el aciago sino de Edipo - y el vacío producido por la ausencia de su madre; se dirigirá al sur del país, donde encontrará refugio en una peculiar biblioteca y conocerá a la misteriosa señora Saeki. Sus pasos se cruzan con los de otro personaje, Satoru Nakata, sobre quien se ha abatido la tragedia: de niño, durante la Segunda Guerra Mundial, sufrió un accidente del que salió con secuelas y dificultades para comunicarse... salvo con los gatos."



Acabé de leer este libro hace unas semanas y me ha gustado bastante.Me mantuvo enganchada durante casi toda la novela, pero tengo que decir que las últimas 80 o 90 páginas se me hicieron algo largas.


Esta novela comienza con la huída de casa de Kafka Tamura, un adolescente retraído y solitario, sin amigos, inteligente, amante de los libros, y que no se lleva muy bien con su padre. Vive sólo con éste, ya que su madre se marchó llevándose a su hermana y dejándole a él allí. Kafka  llegará a la biblioteca Komura, donde releerá todas las obras de Natsume Soseki, las mil y una noches.... y conocerá a Saeki y a Oshima, los personajes que trabajan en la librería.


Por otra parte tenemos a Nakata, un señor de edad ya avanzada, que tras sufrir un trauma cuando era un niño, tiene dificultad para comunicarse con las personas. Sin embargo, este mismo trauma, le otorga el don de hablar con los gatos. (Por cierto la historia del suceso de Nakata cuando era un niño, es muy interesante, relatada además desde varios puntos de vista). Nakata se ve obligado a emprender un viaje de huída e intentar cumplir una misión. En su viaje le acompañará un joven camionero, que se encuentra un poco desubicado en su propia vida.


A lo largo de la novela, comprobamos que la historia de Nakata y Kafka tienen mucho que ver.


No se trata de una novela "al uso", pero si habéis leído alguna otra obra de Murakami, sabréis de qué os hablo. No es un autor de masas, ni gusta a todo el mundo. Es una historia bastante surrealista, y realmente no es una historia con principio, nudo y desenlace... Lo mejor de la novela son las conversaciones entre los personajes, los pensamientos, la filosofía.....


Por eso la reseña es tan corta y con tan poca información, pero es que lo mejor es que lo leáis y juzguéis vosotros mismos.

Os dejo con algunas frases del libro:
 
“Cerrar los ojos … no va a cambiar nada. Nada va a desaparecer simplemente por no ver lo que está pasando. De hecho, las cosas serán aún peor la próxima vez que los abras. Sólo un cobarde cierra los ojos. Cerrar los ojos y taparse los oidos no va a hacer que el tiempo se detenga”
"El hecho de escribir ha sido importante. Aunque lo que haya escrito, como resultado, no tenga ningún sentido.”
 
“Pero lo que ya ha sucedido es igual que un plato roto en mil pedazos. Por muy esfor­zadamente que lo intentes, ya no podrás devolverlo a su estado ori­ginal.”

lunes, 22 de noviembre de 2010

84, Charing Cross Road - Helene Hanff





Antes de ponerme con Murakami, quiero reseñar esta breve novela epistolar, que quería tener desde hace tiempo (por cierto, si no me equivoco, la ha editado hace poco quinteto, en bolsillo de tapa dura, a un precio bastante bueno)

Esta novela recoge las cartas (reales) que la autora, Helen Hanff, una joven escritora por aquel entonces, envía a Marks & Co, la librería londinense especializada en libros antiguos situada en 84, Charing Cross Road para solicitarle libros difíciles de encontrar en Nueva York, (al menos a un precio asequible), y que la autora desea de una forma tal que te transmite el amor que siente por los libros.

Asímismo se recogen las cartas que, en forma de respuesta a la peticiones de Helene, le envía el librero Frank Doel, hombre en apariencia frío, profesional, amable, distante, y (sobre todo) paciente, y del que poco a poco vamos descubriendo humor, ironía, y por qué no, algo de "amor" hacia la remitente.

Se trata de una obra corta, pero intensa.  Se le coje cariño a los personajes, y dejas que te atrape la historia que se entrevé entre el ir y venir de correspondencia. Se trata sobre todo de una historia de amor a los libros.

Particularmente me ha gustado mucho la personalidad de Helen, tozuda, gruñona y maniática :nunca compra libros que no haya leído con anterioridad , (no sabría si no, si querría tenerlos), (nunca lee libros de ficción) , salvo excepciones como "Orgullo y prejuicio"), y a la vez con un gran sentido del humor y un gran corazón.

Me enteré por la solapa del libro que existe una película sobre éste protagonizada por Anne Bancroft y Anthony Hopkins. ¡La veré! Tengo curiosidad por ver como plasman esta historia en la pantalla.

Y nada más, sólo recomendar el libro ya que se trata de una delicia literaria que la gente que, como yo, ama los libros y las librerías, sabrá saborear como es debido.






martes, 26 de octubre de 2010

BROOKLYN FOLLIES - Paul Auster

BROOKLYN FOLLIES




SINOPSIS
Nathan Glass, de 60 años, vuelve a Brooklyn después de que su esposa lo haya abandonado. Se ha recuperado de un cáncer de pulmón y está buscando un lugar tranquilo para morir. En Brooklyn encuentra a su sobrino Tom, al que no ha visto en muchos años. Tom se ha dado por vencido en la vida y se ha resignado a encadenar trabajos sin sentido mientras espera que su vida cambie. Ambos desarrollan una estrecha amistad, ayudándose y entreteniéndose el uno al otro en sus desgracias y miserias, mientras tratan de dejar la vida de lado. También está Harry, un homosexual al que le gusta hacer algunas cosas contra corriente. Aun así se irá formando un vínculo muy especial entre ellos
Cuando Lucy, una niña pequeña que se niega a hablar, aparece en sus vidas, de repente se tiende un puente entre su pasado y su futuro que ofrece a Tom y a Nathan una posibilidad de redención.




Es la primera novela que leo de Paul Auster, y sin ningúna duda, leeré muchas más de este autor.
El libro relata la historia de Nathan Glass, un hombre de unos 60 años que vuelve a Brooklyn, su ciudad natal, tras divorciarse . Se acaba de recuperar de un cancer de pulmon, y tras vender posesiones y repartilas con su ex-mujer, se dispone a vivir tranquilo hasta que le llegue la muerte.

Pero allí se reencontrará con su sobrino Tom, y conocerá a Harry,  un excentrico homosexual que regenta la librería en la que trabaja su sobrino. Tras este reencuentro Nathan y Tom estrechan lazos, y Nathan, al que ya no le importaba dejar la vida de lado, comprende que no puede dejar que su sobrino, con sólo 30 años, se dé por vencido y tire la toalla en la vida... así que decide echarle una manita. Y así, sin darse cuenta, Nathan comprenderá que no es tarde para él tampoco, y que no vale la pena rendirse, porque la vida está llena de sorpresas, buenas y malas, pero merece la pena dejarse sorprender de vez en cuando.

Y a través de estos personajes, y de los que más tarde van apareciendo, Auster construye una historia realista, optimista, llena de deliciosas conversaciones, y que te deja con ganas de más.

Uno de los mejores libros que he leído últimamente.

LA LADRONA DE LIBROS



"Érase una vez un mundo donde las noches eran largas y la Muerte contaba su propia historia. Érase una vez una ladrona que robaba libros y regalaba palabras."
La historia está narrada por la Muerte, y nos relata la historia de Liesel, una niña alemana de nueve años que es separada de sus padres y entregada a una familia de acogida. Al principio a Liesel le cuesta habituarse a su nueva familia, pero poco a poco establece una bonita relación con su nuevo padre, Hans Huberman, un buen hombre, al que por no mostrarse afín al régimen de Hitler, no le van demasiado bien las cosas, y que se gana la vida tocando el acordeón. El mismo acordeón con el que tocará para Liesel muchas noches.


La muerte nos sigue relatando como crece Liesel, a traves de los libros que la niña va robando a lo largo de la historia, y como vive en un entorno difícil, oscuro y hostil, en puertas la Segunda Guerra Mundial.
Liesel hace amigos, como el entrañable Rudy, juega al fútbol, pasa hambre, ayuda a su madre, a un judío... y nos da otro punto de vista de lo que se vivió durante el régimen nazi y durante la guerra que le siguió.

En general es un libro agridulce, cargado de ternura y tristeza a la vez. La narradora nos adelanta en muchas ocasiones lo que va a suceder, con lo cual algunas páginas son bastante amargas. Pero en general es un buen libro, fácil de leer, con un estilo disitinto, y que te deja un buen sabor de boca.


Totalmente recomendable...

miércoles, 22 de septiembre de 2010

"Peyton Place" - Pueblo pequeño, infierno grande




Acabo de terminar esta novela de Grace Metalius.


Nunca había oído hablar de ella, ni de la película y serie que se hicieron de la misma.




Fue curioseando en un blog sobre libros, que leí una reseña sobre el mismo, y me llamó la atención, ya que la describían como una novela, que sin ser una gran obra literaria, fue rompedora para su época y relataba historias que ocurrían (y ocurren) en la vida cotidiana y que nadie se atrevía a contar, y mucho menos una mujer. Fue el libro más vendido después de "Lo que el viento se llevó". Por lo que he leído curioseando por internet, la serie o la peli se llamaron también "la caldera del Diablo"


Para añadir un poco más de morbo, la autora, murío joven (37 años) a causa de una cirrosis provocada por su alcoholismo y fue la autora de la frase "ten cuidado con lo que deseas porque podrías conseguirlo". Segùn su biografía, este libro supuso también su suicidio social, ya que se rumoreó que la mayoría de los personajes se inspiraban en gente real que Metalious conocía.

Así que con esos datos, apunté el libro en mi libreta de "posibles libros a comprar", y curioseando por una librería lo encontré. La encuadernación es de tapa dura y con un aire retro. En la contraportada, lo describen como un libro "maldito", por lo visto (no sé si será un rumor para aumentar la leyenda) en las librerías supuestamente respetables de los años 50 colgaron un cartel en el que se podía leer " No tenemos ningún ejemplar de Peyton Place, si queréis este libro id a Salem".  Así que finalmente, me pudo la curiosidad, y lo compre.

El libro en sí es muy fácil de leer, y bastante interesante.
Principalmente relata la historia de 3 mujeres muy diferentes, que luchan por sobrevivir en pueblo pequeño, tratando de superar las barreras que se les imponía en aquella época,llena de hipocresía y prejuicios, y de los variados personajes que habitan en el pueblo, y cuyas vidas esconden a su vez interesantes historias, llenas de secretos.


Constanze: Después de tener una hija ilegítima con un hombre casado en Nueva York, vuelve a Peyton Place despues de la muerte de su amante con ese secreto y con bastantes complejos y prejuicios. Allí abre una próspera tienda de modas.
Selena: De origen humilde, vive en los suburbios de Peyton Place, soportando abusos y palizas de su padrastro.
Allison: Hija de Constanze, no se lleva especialmente bien con su madre. De espiritu incomprendido, le apasiona leer y la naturaleza. Atormentada. Idealiza a su padre muerto.


Se trata de un libro bastante sórdido y desagradable en muchos momentos, con violaciones, abusos, abortos, muertes, malos tratos.... Bastante explícita en algunos escenas de sexo (supongo que ese fue uno de los mayores escándalos), intenta normalizarlo en una época en la que estaba mál visto que la mujer disfrutara con el sexo.

Es el reflejo de una sociedad aparentemente perfecta, pero podrida por dentro.
Como ya dije antes, no es una gran obra literaria, pero merece la pena leerla. Es entretenida, y te hace pensar, que realmente la sociedad no ha cambiado tanto en el último medio siglo...

jueves, 19 de agosto de 2010

"Contra el viento del Norte" de Daniel Glattauer



SINOPSIS:
En la vida diaria ¿hay lugar más seguro para los deseos secretos que el mundo virtual? Leo Leike recibe mensajes por error de una desconocida llamada Emmi. Como es educado, le contesta y como él la atrae, ella escribe de nuevo. Así, poco a poco, se entabla un diálogo en el que no hay marcha atrás. Parece solo una cuestión de tiempo que se conozcan en persona, pero la idea los altera tan profundamente que prefieren posponer el encuentro. ¿Sobrevivirían las emociones enviadas, recibidas y guardadas un encuentro «real»?

Ayer tuve un impulso.
Camino a casa, ví en el escaparate de una librería un ejemplar de "Contra el viento del Norte", de Daniel Glattauer.
Lo había visto reseñado en algún blog de libros, y me llamó la atención que el libro se compusiera de un diálogo que mantienen dos personas a traves de e-mails. Me recordó a mi infancia, no sé si alguno conocerá, el famoso libro infantil "Querido Paul, tu Susi", (famoso en mi colegio al menos) había cola para cogerlo en la biblioteca. Era, si no recuerdo mal, de la editorial barco de vapor, de los de color azul clarito. Supongo que tenía 6 o 7 años cuando lo leí, jajaja, y trataba de dos niños que se enviaban cartas de "amor" , aunque no lo recuerdo muy bien la verdad.

Pues eso, me pareció interesante, y pensé que sería una lectura amena para el verano.
Por la tarde, de camino al trabajo, en el bus, leí las primeras páginas. Una mujer envíaba por error un mail a un hombre, y a partir de ahí, empiezan a mantener una conversación interesante vía mail. Ya me enganchó.

Por la noche, sobre la 1 (sí me acuesto un poco tarde), decidí leer un poco más, para coger el sueño. Pues el sueño no lo cogí, lo que hice fue devorar el libro página a página hasta acabarlo, sobre las cuatro y media de la mañana, más o menos. Hacía mucho tiempo que un libro no me enganchaba así, y me ha mantenido en vilo toda la noche, incluso después de terminarlo. Los personajes transmiten una tensa calma, tensa espera, deseo tenso el uno del otro . . . Definitivamente me he enamorado de este libro, me puse en la piel de los personajes desde el primer momento, y sentía la impaciencia, la impotencia, y todo lo que ellos sentían. Esperé con avidez el siguiente mail, me sumergí en la historia, y me quedé con ganas más al terminarla. Hay una 2ª parte, "cada 7 olas", que según parece se publicará en Noviembre en España. Me la regalaré en mi cumpleaños, porque estoy deseando leerla.

Se trata de una historia de amor no convencional, basada en las palabras. Una de las historias de amor más bonitas que he leído. Recomendable al cien por cien.

jueves, 1 de julio de 2010

Presentación

He decidido abrir este blog, con el poema de Mario Benedetti que le da nombre. Mario Benedetti es mi poeta preferido, y aunque éste no sea para mí su mejor poema , me parecía un título perfecto para empezar, ya que " a tientas" empiezo a escribir este blog, y en el fondo "a tientas, vacilantes" vamos todos por la vida, tal como dice Mario en su poema.

Viviendo "a tientas" , más que nunca, nos encontramos todos últimamente. Las palabras "incertidumbre", "miedo", "crisis", "angustia", se repiten más que nunca en diarios, televisiones, y demás medios de comunicacion. Hoy más que nunca nos sentimos perdidos, sin un rumbo que tomar, sin ilusiones nuevas, pues parece que ya todo se inventó y que el camino a seguir es más difícil cada vez.
Necesitamos seguridad, creer en algo. Y nos encontramos con puestos de trabajo inestables, con una economía que al parecer se tambalea y con noticias de índices bursátiles que suben y bajan sin que la gran mayoría de nosotros entendamos nada de lo que pasa, ni sepamos como solucionarlo.
Si Carlos Gardel, ya nos hablaba de un siglo XX "cambalache, problemático y febril...", no se como describiría el siglo XXI, pero creo que no se diferenciaría mucho de lo que ya cantó:

"...Hoy
resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor
ignorante sabio chorro
generoso estafador
Todo es igual nada es mejor
lo mismo un burro que un gran profesor
no hay aplaza'os ni escalafón
los inmorales nos han iguala'o
si uno vive en la impostura
y otro afana en su ambición
da lo mismo que sea cura
colchonero, rey de basto
caradura o polizón.

Que falta de respeto
que atropello a la razon
cualquiera es un señor
cualquiera es un ladrón..."

Y es que en la actualidad se nos alienta para ser los mejores, para no pensar más que en uno mismo, a escalar en la sociedad sin importarte los demás, a robar "porque igualmente, todos roban", a ganar más, a estudiar para ganar más (no para enriquecerte personalmente), a alegrarte de que los demás estén peor q tú. Pérdida total de valores. Esa es la verdadera crisis. Y ahora estamos perdidos. No hay dinero, y durante los últimos años, todo lo hemos basado en el dinero. Ahora que se acabó, no tenemos nada.

Tengo 28 años. Mis padres me educaron, o al menos lo intentaron, para ser una buena persona, justa, honrada, y siempre me aconsejaron vivir buscando mi felicidad siempre que ello no perjudicara a los demás. Vive y deja vivir.
Me enseñaron a defender mis derechos, y luchar por lo que creía.

Desde pequeñita, fui defensora de causas perdidas, y casi siempre me llevé chascos.
Recuerdo el primero:

Yo tenía 5 años. Una chica de clase muy timida, se hizo pis encima un día. Y otro día le pasó lo mismo. Mi maestro decidió bautizarla como "la meona" y nos dijo a todos los demás niños que no nos acercáramos a ella, q era una "meona", hasta que aprendiera a no orinarse enima (sí, un método muy pedagógico). Yo sólo tenía 5 años, y me indigné. No podía dar crédito, en mi casa siempre me habían enseñado a no reirme de los demás, mucho menos por motivos tan pueriles.... con lo que yo pasé del profesor y me acerqué a Alicia (q así se llamaba) en el recreo. Para mi sorpresa los demás niños de clase hicieron caso al profesor y seguían riéndose de ella e insultándola, pasando a ser una de las "marginadas" de la clase.
Un amigo, camino a casa me preguntó "¿Por qué te juntas con la meona? nadie va a querer juntarse contigo", y era verdad. El mismo maestro me lo advirtió también, por haberle desobedecido. ¿Y sabéis que? No sé si al final hubiera cedido ante la presión de la clase y el profesor (mi pequeña sociedad entonces) o hubiera sido fiel a mis convicciones y hubiera sido su amiga para siempre. No lo sé porque sus padres cambiaron a Alicia de colegio, ya que tenía pánico a ir a clase.

Desde entonces, he defendido más causas perdidas, pero también he cedido ante la presión por ser la opción más fácil a seguir. Y a veces me ha dado miedo convertirme en lo que no soy, ya lo decía alguien hace mucho tiempo:

" Si no actúas como piensas, vas a terminar pensado como actúas"

Y eso es lo que propondría yo. Que volvamos a actuar según los valores que nos inculcaron de pequeños, que no nos quedemos quietos ante las injusticias, que no dejemos que nos compren con dinero, que no nos pisoteemos los unos a los otros, que no nos dejemos pisotear, que salgamos de esta crisis con una mirada distinta, quizá con menos dinero, pero con la tranquilidad de saber que seguimos siendo personas. Que si la vida no nos da todo lo que queremos, a menos nos quede la tranquilidad de que fuimos como quisimos ser.

A tientas

Se retrocede con seguridad
pero se avanza a tientas
uno adelanta manos como un ciego
ciego imprudente por añadidura
pero lo absurdo es que no es ciego
y distingue el relámpago la lluvia
los rostros insepultos la ceniza
la sonrisa del necio las afrentas
un barrunto de pena en el espejo
la baranda oxidada con sus pájaros
la opaca incertidumbre de los otros
enfrentada a la propia incertidumbre
se avanza a tientas / lentamente
por lo común a contramano
de los convictos y confesos
en búsqueda tal vez
de amores residuales
que sirvan de consuelo y recompensa
o iluminen un pozo de nostalgias
se avanza a tientas/ vacilante
no importan la distancia ni el horario
ni que el futuro sea una vislumbre
o una pasión deshabitada
a tientas hasta que una noche
se queda uno sin cómplices ni tacto
y a ciegas otra vez y para siempre
se introduce en un túnel o destino
que no se sabe dónde acaba

"Mario Benedetti"