A TIENTAS

A TIENTAS

jueves, 1 de julio de 2010

Presentación

He decidido abrir este blog, con el poema de Mario Benedetti que le da nombre. Mario Benedetti es mi poeta preferido, y aunque éste no sea para mí su mejor poema , me parecía un título perfecto para empezar, ya que " a tientas" empiezo a escribir este blog, y en el fondo "a tientas, vacilantes" vamos todos por la vida, tal como dice Mario en su poema.

Viviendo "a tientas" , más que nunca, nos encontramos todos últimamente. Las palabras "incertidumbre", "miedo", "crisis", "angustia", se repiten más que nunca en diarios, televisiones, y demás medios de comunicacion. Hoy más que nunca nos sentimos perdidos, sin un rumbo que tomar, sin ilusiones nuevas, pues parece que ya todo se inventó y que el camino a seguir es más difícil cada vez.
Necesitamos seguridad, creer en algo. Y nos encontramos con puestos de trabajo inestables, con una economía que al parecer se tambalea y con noticias de índices bursátiles que suben y bajan sin que la gran mayoría de nosotros entendamos nada de lo que pasa, ni sepamos como solucionarlo.
Si Carlos Gardel, ya nos hablaba de un siglo XX "cambalache, problemático y febril...", no se como describiría el siglo XXI, pero creo que no se diferenciaría mucho de lo que ya cantó:

"...Hoy
resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor
ignorante sabio chorro
generoso estafador
Todo es igual nada es mejor
lo mismo un burro que un gran profesor
no hay aplaza'os ni escalafón
los inmorales nos han iguala'o
si uno vive en la impostura
y otro afana en su ambición
da lo mismo que sea cura
colchonero, rey de basto
caradura o polizón.

Que falta de respeto
que atropello a la razon
cualquiera es un señor
cualquiera es un ladrón..."

Y es que en la actualidad se nos alienta para ser los mejores, para no pensar más que en uno mismo, a escalar en la sociedad sin importarte los demás, a robar "porque igualmente, todos roban", a ganar más, a estudiar para ganar más (no para enriquecerte personalmente), a alegrarte de que los demás estén peor q tú. Pérdida total de valores. Esa es la verdadera crisis. Y ahora estamos perdidos. No hay dinero, y durante los últimos años, todo lo hemos basado en el dinero. Ahora que se acabó, no tenemos nada.

Tengo 28 años. Mis padres me educaron, o al menos lo intentaron, para ser una buena persona, justa, honrada, y siempre me aconsejaron vivir buscando mi felicidad siempre que ello no perjudicara a los demás. Vive y deja vivir.
Me enseñaron a defender mis derechos, y luchar por lo que creía.

Desde pequeñita, fui defensora de causas perdidas, y casi siempre me llevé chascos.
Recuerdo el primero:

Yo tenía 5 años. Una chica de clase muy timida, se hizo pis encima un día. Y otro día le pasó lo mismo. Mi maestro decidió bautizarla como "la meona" y nos dijo a todos los demás niños que no nos acercáramos a ella, q era una "meona", hasta que aprendiera a no orinarse enima (sí, un método muy pedagógico). Yo sólo tenía 5 años, y me indigné. No podía dar crédito, en mi casa siempre me habían enseñado a no reirme de los demás, mucho menos por motivos tan pueriles.... con lo que yo pasé del profesor y me acerqué a Alicia (q así se llamaba) en el recreo. Para mi sorpresa los demás niños de clase hicieron caso al profesor y seguían riéndose de ella e insultándola, pasando a ser una de las "marginadas" de la clase.
Un amigo, camino a casa me preguntó "¿Por qué te juntas con la meona? nadie va a querer juntarse contigo", y era verdad. El mismo maestro me lo advirtió también, por haberle desobedecido. ¿Y sabéis que? No sé si al final hubiera cedido ante la presión de la clase y el profesor (mi pequeña sociedad entonces) o hubiera sido fiel a mis convicciones y hubiera sido su amiga para siempre. No lo sé porque sus padres cambiaron a Alicia de colegio, ya que tenía pánico a ir a clase.

Desde entonces, he defendido más causas perdidas, pero también he cedido ante la presión por ser la opción más fácil a seguir. Y a veces me ha dado miedo convertirme en lo que no soy, ya lo decía alguien hace mucho tiempo:

" Si no actúas como piensas, vas a terminar pensado como actúas"

Y eso es lo que propondría yo. Que volvamos a actuar según los valores que nos inculcaron de pequeños, que no nos quedemos quietos ante las injusticias, que no dejemos que nos compren con dinero, que no nos pisoteemos los unos a los otros, que no nos dejemos pisotear, que salgamos de esta crisis con una mirada distinta, quizá con menos dinero, pero con la tranquilidad de saber que seguimos siendo personas. Que si la vida no nos da todo lo que queremos, a menos nos quede la tranquilidad de que fuimos como quisimos ser.

A tientas

Se retrocede con seguridad
pero se avanza a tientas
uno adelanta manos como un ciego
ciego imprudente por añadidura
pero lo absurdo es que no es ciego
y distingue el relámpago la lluvia
los rostros insepultos la ceniza
la sonrisa del necio las afrentas
un barrunto de pena en el espejo
la baranda oxidada con sus pájaros
la opaca incertidumbre de los otros
enfrentada a la propia incertidumbre
se avanza a tientas / lentamente
por lo común a contramano
de los convictos y confesos
en búsqueda tal vez
de amores residuales
que sirvan de consuelo y recompensa
o iluminen un pozo de nostalgias
se avanza a tientas/ vacilante
no importan la distancia ni el horario
ni que el futuro sea una vislumbre
o una pasión deshabitada
a tientas hasta que una noche
se queda uno sin cómplices ni tacto
y a ciegas otra vez y para siempre
se introduce en un túnel o destino
que no se sabe dónde acaba

"Mario Benedetti"