A TIENTAS

A TIENTAS

miércoles, 29 de junio de 2011

"Nunca me abandones" - Kazuo Ishiguro


Tras un intento de leer " La huella de un beso" de D. Glattauer... y no poder acabarla (pese que es muy cortita), me decidí por "Nunca me abandones" de Kazuo Ishiguro. Desde que conocí su existencia, por el programa de televisión Pagina2, me llamó mucho la atención, así que en una de mis últimas incursiones en la librería, me hice con él.

El libro se lee bastante rápido, y al menos a mí, me ha resultado una lectura muy amena. Es casi, como si la protagonista me hubiese llamado por teléfono para contarme la historia :-)

La historia que se nos cuenta, a través de su protagonista Kathy, transcurre en el internado inglés Hailsham que a primera vista se nos presenta como un tradicional colegio inglés, pero conforme avanza la novela, nos vamos dando cuenta de que nada es lo que parece, y de que la realidad con la que nos encontramos es triste y desoladora. Precisamente, desolación, es lo que sentí al acabar el libro...

Kathy nos relata su infancia y adolescencia en Hailsham, y en las Cottages (lugar al que van los estudiantes después de salir de Hailsham), y la de sus amigos Ruth y Tommy. A rasgos generales podemos decir que Kathy es una buena chica, obediente y tranquila, Tommy un niño impulsivo, pero con buen fondo y Ruth una buena chica, pero manipuladora y demasiado soñadora. Les cogí cariño a los tres personajes, y debo confesar, que me emocioné bastante al final del libro.

No quiero contar nada, por si alguien no sabe de qué va el libro... yo sí lo sabía cuando lo empecé, y ver cómo los personajes iban descubriendo una verdad (bastante terrible) que yo ya conocía, ha sido interesante.

Os recomiendo su lectura, ya que es amena y entretenida, y a la vez te hace pensar ¿Es posible que el ser humano llegue a una situación parecida alguna vez?.... supongo que sí, porque el ser humano es capaz de muchas cosas buenas, pero también de muchas cosas como ésta...

sábado, 18 de junio de 2011

Primer aniversario de la muerte de Saramago

Hoy hace ya 1 año en que perdimos a un grande. José Saramago.

"Ensayo sobre la ceguera" fue la primera de sus novelas que leí. Me impactó, y me hizo pensar, y desde entonces se convirtió en uno de mis escritores favoritos.

Mi nick hace honor a su nombre, e incluso el nombre del blog " A tientas", a parte de ser una referencia al poema de Benedetti, tiene una relación con el libro de Saramago.

Desde aquí me gustaría rendirle un pequeño homenaje, dejando en el blog uno de sus pensamientos. ¡Que coincidencia! , hoy hace un año que Saramago nos dejó, y mañana las calles de España se llenaran (o al menos eso espero) con cientos de personas pidiendo una "Democracia real ya", eso que tantas veces pidió Don José, y que incluso reflejó en alguno de sus libros, como en su "Ensayo sobre la lucidez" y al que estoy segura, le hubiera gustado estar aquí para ver de cerca este movimiento social... que no sé si llegará a algún sitio finalmente. Yo espero y pienso que sí se puede, y que realmente no somos conscientes del poder que tenemos todos juntos. Quizá sea una idealista, pero se ha demostrado que se puede, y se demuestra ahora que nuestros políticos empiezan a ponerse nerviosos..

En fin, vamos a lo que vamos... :-) Aquí os dejo una cita suya, que viene muy a cuento....

"Las sociedades son apáticas y ni siquiera la evidencia de los hechos las conmueve o las mueve. Si no hay resistencia se puede llevar a las sociedades donde quiera. La sociedad civil, tan reclamada y aplaudida por políticos es la más manipulada y más allá está el caso de las multinacionales que desvirtúan las democracias. En democracia el ciudadano debe elegir, que yo sepa las multinacionales no se presentan a las elecciones y tienen el poder efectivo, real. Es una comedia de engaños"

miércoles, 15 de junio de 2011

"El Corazón Helado" - Almudena Grandes

"Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios
una de las dos Españas
ha de helarte el Corazón"
               Antonio Machado




En mi anterior entrada,  isi  me comentó algo así como que éste libro no sería lo mejor que había leído últimamente, si no lo mejor que había leído nunca. Tengo que darle la razón.


Me resulta difícil escribir una entrada de un libro tan completo, tan emocionante, tan lleno de tantas historias....

Es el primer libro de Almudena Grandes que leo, y sin duda, no será el último. Me ha fascinado la forma de escribir de esta mujer, la forma de decir tanto en tan pocas palabras.

Este libro cuenta la historia de dos familias, los Carrión y los Fernández, desde la época de la Guerra Civil española, hasta la actualidad. La historia comienza con un entierro, el del importante empresario español don Julio Carrión González. Durante el mismo, el hijo pequeño de los Carrión, Álvaro, descubre entre los asistentes a la despedida de su padre, a una atractiva mujer que no conoce, y que no logra conectar de forma alguna con su familia. Esta mujer es Raquel Fernández Perea. Pronto Álvaro descubrirá quien es y encontrará de golpe las conexiones que buscaba.


La escritora nos relata la historia de Álvaro y Raquel, y nos la va intercalando con episodios del pasado, en los que se nos cuenta la vida de Don Julio Carrión desde que es un niño,  y la vida de Ignacio Fernández (abuelo de Raquel) y su familia desde que estalla la Guerra Civil en España , y así, dando saltos del presente, al pasado, Almudena realiza un retrato perfecto de dos familias y a la vez, nos lleva de la mano por la historia más reciente y triste de nuestro país. El título del libro es perfecto, porque algunas de sus partes, verdaderamente te dejan helado el corazón: la desesperación de los exiliados, el trato recibido por parte de Democracias como Francia, o de supuestos aliados como Rusia, ese constante sentimiento de estar siendo traicionados....

La escritora te hace poner en la piel de los personajes, de una forma que pocas veces he sentido al leer un libro.  Quizá estuviera yo sensible cuando lo leí... pero este libro me ha hecho soltar una lagrimilla más de una vez, me ha hecho estallar de rabia, y me ha dibujado una sonrisa en otras varias ocasiones. Se podría decir que cada frase del libro encierra un cúmulo de sensaciones... y todas a flor de piel... miedo, rabia, traición, amor, lujuria, alegría, tristeza, lástima, compasión....


Me ha dado mucha pena acabarlo, echo de menos a sus personajes... Sobre todo a Ignacio, el abuelo de Raquel. Es mi personaje favorito, y Anita, Álvaro, Julio (hermano de Álvaro),...

No quiero dar más detalles de la trama, aunque podría pasarme horas y horas hablando de esta novela... así que lo voy a dejar ya recomendando enormemente a todo aquel que disfrute de la lectura y de las buenas historias, que deje lo que esté haciendo y se ponga a leer "El Corazón Helado"... porque tiene momentos en que te hiela el corazón, pero también momentos en que hará que se te derrita.