A TIENTAS

A TIENTAS

miércoles, 27 de julio de 2011

"Nada" - Carmen Laforet


Pues hacía ya tiempo que me picaba la curiosidad con esta novela, que fue el primer premio Nadal de la historia, con su curioso parecido de palabras.


"Nada" es la historia de Andrea, una joven que, tras la guerra civil, se traslada del pueblo a Barcelona a casa de unos familiares suyos, para hacer letras en la Universidad. Nada más llegar a la casa, en plena noche, se encontrará con un lugar tenebroso, mísero y áspero, cuyos habitantes le inspiran una mezcla de miedo y curiosidad.

 En esa casa, de la calle Aribau, residen:

-su abuela, una mujer ya mayor, religiosa, que siempre intenta proteger a sus hijos (sobre todo a los de género masculino), e intentar evitar disputas entre ellos,
-su tía Angustias, una mujer fría, alta, beata, y severa, con la que se llevará mal desde el principio.
-su tío Juan, un hombre  extraño, y muy violento con su mujer, que parece estar loco.
-Gloria, la esposa de Juan, una mujer joven y atractiva a la que toda la familia odia, excepto la abuela, con la que tiene una relación muy cariñosa
-Su tío Román, un hombre que se muestra interesante e inteligente al principio, pero que pronto empieza a mostrar otra cara mucho menos amable.
- La criada, una mujer fea y huraña, que permanece en la casa, porque al parecer está enamorada de Román desde siempre.
- El bebé, fruto del matrimonio de Gloria y Juan.

Nada más llegar a su nuevo hogar, Andrea se da cuenta de la pobreza, el gris, y la tristeza que lo inundan, en contraste con los recuerdos que conserva de su niñez en esa casa.  Duerme en un camastro, en una habitación llena de trastos, polvo, y desorden, y poco a poco, va descubriendo información sobre los extraños miembros de su familia, sobre todo por boca de Gloria, que encuentra en Andrea una vía de escape para ahogar sus penas. Pronto se da cuenta, que todos ellos parecen estar trastornados, perdidos...

Toda la historia está contada desde el punto de vista de Andrea. El principio de la novela, debo decir, que me resultó muy agobiante. Esa casa, ese ambiente lúgubre y tenebroso en los que te va introduciendo la novela, y esos personajes, en ocasiones idos, y que parecen no querer quitarse de encima esa vida miserable que llevan.

Por suerte, Andrea conoce a Ena en la Universidad. Se trata de una chica de buena familia, alegre, guapa, a la que le gusta vivir la vida, y que representará todo lo contrario a lo que encuentra cuando vuelve a su casa de la calle Aribau.

Así, entre situaciones rocambolescas, y a menudo grotescas... y un suspiro de aire fresco de vez en cuando con escenas más tranquilizadoras y reconfortantes, transcurre la historia.

Me ha gustado mucho probar al fin con esta novela. La escritora crea un ambiente en el que es fácil adentrarse, y que me ha hecho sentir agobio y angustia en varias ocasiones mientras la leía. Creo que capta a la perfección el ambiente de posguerra, y el que se debió vivir en muchas familias durante aquella terrible época.

Como suelo hacer cada vez que acabo un libro, que tiene una peli publicada, me puse a verla en cuanto lo acabé. Aunque, como en todas las películas basadas en libros, tiene algunos cambios, en general me parece muy fiel a la novela. No sé si porque está rodada en esa época, pero yo me lo imaginaba más o menos igual cuando la leí. La película es de 1947 y está dirigida por Edgar Neville.





jueves, 21 de julio de 2011

"Sputnik, mi amor" - Haruki Murakami

Hoy voy a escribir sobre la última novela de Murakami que he leído :"Sputnik mi amor".

La novela gira en torno a tres personajes: El narrador, un joven profesor (cuyo nombre, si mal no recuerdo, no se menciona en la novela), que cuenta la historia de Sumire, una chica solitaria y diferente a las demás, que conocío en la universidad, y de la que desde entonces, no ha podido desligarse. El profesor está enamorado de ella. Sumire sin embargo, está totalmente volcada en su deseo de ser escritora. No puede pensar en otra cosa, así que deja los estudios, y gracias a una pequeña cantidad de dinero que le pasa su padre, decide probar suerte y dedicarse sólamente a lo que más le gusta, escribir.




Pero al poco tiempo, Sumire conocerá a Myu, una mujer mucho mayor que ella, que le causa tal fascinación que acaba enamorándose de ésta. Myu está casada, y se dedica al mundo de los negocios, y enseguida hace buenas migas con Sumire, así que le propone trabajar con ella. Sumire acepta gustosa, y empieza a introducir cambios en su vida, a madurar tal vez. Juntas emprenden un viaje de negocios, que se convertirá en un viaje de placer, acabando en una pequeña isla griega. A partir de ahí, sucede algo que hará que el profesor, tenga que dejar su ciudad y viajar a la isla donde se encuentran ellas....


Bueno, hasta ahí más o menos, puedo contar el argumento principal del libro, sin desvelar nada importante. Aunque, como la mayoría de obras de Murakami, quizá importa más el trasfondo, las frases, los pensamientos y las divagaciones de los personajes, que el argumento en sí. A destacar, la historia de Myu en la noria, que me parece genial.

El nombre de la novela, viene dado por una confusión en una conversación entre Sumire y Myu. Sumire se confiesa amante de la obra de Jack Kerouak (del que debo confesar no había oído hablar hasta esta novela, y precisamente hoy en el blog de Carol, y su entrada de hoy). Myu le dice que ese escritor debe ser un Sputnik, refiréndose a la corriente literaria de nombre "Beatnik" o "generación Beat". A partir de ahí, Sumire, comenzará a llamar a Myu , en su fuero interno, Sputnik mi amor.

La verdad es que me ha gustado bastante, aunque si bien es verdad, es diferente a todo lo que he leído antes de Murakami. Se lee muy rápido, y se pasa un rato agradable, (sobre todo recreándote pensando en la islita griega, y más con estos calores, y sin vacaciones hasta Noviembre!).

Como siempre digo, es Murakami. A unos les encanta, y otros aborrecen su forma de escribir. Yo soy de las que les gusta, y esta novela también me ha gustado, aunque quizá la que menos de todas las que he leído del autor, puede que sea porque me ha sabido a poco. :-)

martes, 12 de julio de 2011

"Las hijas del frío" - Camilla Läckberg


Bueno, pues he acabado otra de las interesantes novelas de Läckberg. Es la tercera que leo, y como las demás, me ha resultado la mar de entretenida.

En esta ocasión, Patrick, tendrá que investigar la muerte de una niña, cuyo cadáver encuentra un pescador mientras trabajaba. Como en las anteriores novelas de la autora, a través de ésta muerte, descubriremos secretos familiares, oscuras historias pasadas, y personajes muy interesantes.  A la vez, se nos intercala la historia de Erika, la mujer de Patirck y coprotagonista de las novelas. Ésta vez sufrimos con ella, una pequeña depresión post parto, así como el agobio de las madres primerizas.

Y también, como en todas sus novelas, se nos intercala una historia que al principio parece no tener nada que ver con la trama principal, pero con el tiempo nos descubre algo que tiene total importancia en el desenlace.



A mí, esta autora, me recuerda a escritores como Ágatha Christie, o a series como "Colombo", o "Se ha escrito un crimen", y quizá un poco también a las novelas de "Los Cinco". Siempre con las mismas pautas, un marco parecido, pero una historia diferente. Es el tipo de novelas que devoras rápidamente para saber quien es el asesino, y  que son perfectas para una noche calurosa de verano, sobre todo porque al estar ambientadas en Suecia, te transmite un poquito de su frío!  Aunque también son idóneas para una tarde de lluvia, con una mantita en el sofá (sí, añoro el invierno. Es raro, lo sé, pero hace demasiado calooorr!! y encima no tengo vacaciones, eso sí, cuando voy a la playa los fines de semana, se me pasa un poquito :-))

No son un ejemplo, estas novelas, de la típica novela negra, y no sé por qué, pero creo que gustarán más a mujeres que a hombres. Aunque sólo es una opinión. Yo las recomiendo a cualquiera de los dos sexos, para pasar un buen rato, descubriendo quien es el asesino....

martes, 5 de julio de 2011

"La delicadeza" - David Foenkinos

Hoy ha venido una amiga a presentaros la última novela que he leído.... o quizá deba decir devorado en unas horas. La amiga en cuestión es Virginia Woolf. Esta representación en muñeca de trapo de la escritora pertenece a la colección  "Little Thinkers", y me la ha regalado un buen amigo, que la vio en una tienda y se acordó de mí y de mi afición lectora. :-) Como no podía ser menos, debía invitarla a posar para este blog, aunque debo decir, que no he leído nada de Virginia todavía, aunque tengo uno de sus libros de relatos entre mis pendientes.


El libro en cuestión, como ya habéis podido comprobar, es "La delicadeza" de David Foenkinos. Desde la primera vez que oí hablar de esta novela, no pude evitar desear hacerme con ella en cuanto saliese a la venta en España. Me apetecía mucho una historia bonita, de esperanza, y que me hiciera sentir bien después de leerla... y acerté de pleno.

La novela no es, ni más ni menos que una pequeña historia o fábula sobre la vida, la pérdida, la esperanza, el amor.... el pensar que todo puede ser posible.


El libro comienza con una desgracia.... Nathalie, la protagonista, pierde a su marido François de forma inesperada. Le cuesta mucho superarlo, y la única solución que encuentra es refugiarse en su trabajo. Así pasa el tiempo, entre su casa y la oficina, hasta que se da cuenta de que la vida le puede dar otra oportunidad. En realidad es una historia sencilla, narrada de forma parecida a un cuento, y de la que se pueden extraer muchas reflexiones interesantes sobre la vida en general.

Ejemplo: Reflexiones de un pensador polaco:
"Hay gente fantástica
a la que se conoce en mal momento.
Y hay gente que es fantástica
 porque se la conoce en el momento adecuado"


Os dejo con un fragmento de los que he subrayado, y de los que no desvelan nada importante de la historia, pero que no sé muy bien por qué, me impactó:

"Cuando por fin se quedó sola, se sintió aliviada. Otros no habrían soportado la soledad en ese momento. Nathalie soñaba con estar sola. Y, sin embargo, la situación lo había todo más insostenible. Recorría el salón, y todo estaba ahí. Exactamente igual que antes. No se había movido nada. La manta seguía sobre el sofá. También la tetera, sobre la mesa baja, con el libro que estaba leyendo. Le impresionó especialmente ver el señalador. El libro quedaba así dividido en dos; la primera parte la había leído mientras aún vivía François. Y en la página 321, François había muerto. ¿Qué hay que hacer en estos casos? ¿Puede alguien proseguir la lectura de un libro interrumpido por la muerte de su marido?"