A TIENTAS

A TIENTAS

martes, 16 de diciembre de 2014

"Viajo Sola" - Samuel Bjork



Y aquí estoy, porque ya me tocaba,  para publicar la reseña perteneciente a la lectura conjunta organizada por nuestras queridas blogueras, Laky, Tatty, Lectora de Tot y Albanta. Tuve la suerte de ser una de las ganadoras de un ejemplar de éste libro, que además llegó a casa acompañado de una muñeca bastante tétrica pero muy chula.




Sinopsis: Un hombre sale a pasear con su perro para recuperarse de la resaca y de sus problemas de conciencia. De repente el perro sale corriendo entre los árboles. Allí el hombre descubre a una niña que cuelga de un árbol, balanceándose sobre el suelo. Con una mochila escolar en la espalda y un cartel alrededor del cuello que dice «Viajo sola».
El inspector de policía Holger Munch se encarga del caso y no tarda en darse cuenta de que va a necesitar la ayuda de su excolega Mia Krüger. Sin embargo, Mia, que siempre había sido una chica sana, ahora parece estar enferma. Realmente enferma. Holger Munch acude a su casa para pedirle que vuelva al servicio activo. No tienen ni la más remota idea de lo que les espera.

Sólo con leer la sinopsis, creo que esta novela ya resulta atractiva. Las novelas de crímenes me parecen las más divertidas (sin ser yo una psicópata... jeje), porque cuando las lees te ves envuelta en un juego. Una especie de acertijo donde el lector acompaña al detective o policía intentando deducir a la vez que el protagonista, la solución al enigma creado.  Pero para que este juego se dé, la novela debe engancharte, atraparte, y contar una buena historia, y "Viajo sola" lo hace.  Estoy segura que los que ya la hayáis leído la devoraríais en un par de días, porque engancha. Y desde mi humilde opinión, eso es lo principal en una buena novela de misterio.

La novela está bien escrita. No es rimbombante ni sesuda, es puro entretenimiento, pero del bueno. La historia no chirría en ningún momento, y tampoco tiene relleno. Y además tiene una buena pareja protagonista, nada típica ni con tensión sexual no resuelta ni nada de eso. Por un lado tenemos a Holger, un hombre bonachón, tranquilo, algo cascarrabias y nostálgico. Su trabajo fue lo más importante para él y eso le hizo perder a su familia por no prestarles suficiente atención, y ahora se lamenta. A mí me cae muy bien. Luego tenemos a Mía. A Mía la entiendo menos, pese a tener mi edad. Es una buena policía que pasa por un mal momento, y a la que Holger le tiene mucho cariño, aunque no se demuestra mucho. También es cierto que son noruegos, y claro, con el frío y eso, no son muy entusiastas así en general.

La novela negra de escriores nórdicos está de moda desde hace unos años, pero a mí esta me ha parecido un poco distinta a lo acostumbrado. Läckberg es más hogareña y cotidiana, Stieg Larsson más político y crítico, Anne Holt um horror, Asa Larsson se centra más en el tema religioso. Sin embargo, Samuel Bjork es quizá una mezcla de todo, pero se centra mucho más en la historia, haciéndola muy dinámica. En lo que sí que coinciden todos estos escritores es en el tema de las sectas religiosas.  Es muy raro encontrar una novela de misterio nórdica en la que no aparezca una secta, un predicador, o algo raro relacionado con la religión, ya sea como parte de la historia o como un mero acompañamiento. 

Sobre el argumento de "Viajo Sola" no voy a contar nada que no venga ya en la sinopsis, ya que en este tipo de novelas desvelar mucho es destrozar la trama. Y entonces el juego no es tan divertido. 

Si queréis pasar un buen rato con una buena novela de crímenes por resolver, ésta es vuestra novela. 

lunes, 1 de diciembre de 2014

The Killing

Hoy está lloviendo. Donde vivo esto no pasa casi nunca, así que estos días de lluvia son especiales.
Por una de esas cosas de la vida, he tenido suerte, y esta mañana no he tenido que ir a trabajar, así que me he quedado en casa bajo una manta, escuchando la lluvia. Eso que siempre pones en twitter que te gustaría hacer cuando llueve. Sofá + mantita + libro... jeje

En este caso he suprimido "libro" de la ecuación, y lo he sustituido por "final de The Killing". (Qué raro me ha quedaó.. :-P)




Tenemos la suerte de vivir en un momento en el que abundan las series de calidad. Todos estamos enganchados a alguna, y ya no las vemos como antes.. esperando a la siguiente semana a ver que les pasa a tus personajes favoritos del momento. Ahora nos podemos pegar un atracón si la serie nos gusta mucho y tenemos las horas necesarias disponibles. 

Personalmente atravieso una época, digamos jodida. Los libros y las series me ayudan a evadirme, y he tenido la suerte de encontrarme con esta serie justo en este momento.

The Killing es una serie norteamericana, basada en otra serie de origen danés: "Forbrydelsen" 

El argumento en sí no es muy original: Una pareja de policías encuentra el cuerpo de una adolescente, Rossie Larsen, y se dedican a buscar al culpable y así, durante dos temporadas (hay dos temporadas más, pero sobre otro caso). Lo sé, no suena muy apetecible. Pero es genial.
De verdad. Genial.

El punto fuerte de la serie, al menos para mí, es la pareja protagonista. La inspectora Sarah Linden (Mireille Enos) y el inspector Stephen Holder (Joel Kinnaman)

Sarah es callada, desde el principio sabes que tiene un pasado raro, o un futuro raro, o algo raro. Está a punto de trasladarse a otra ciudad, con su prometido y su hijo.
Holder llega para sustituir a Sarah. Al principio no cae muy bien (al menos a mí). Es un poco pesado, bromista cansino, rarito,... De hecho cuando le vi pensé ¿y no podían haber puesto a un chico más interesante, que diera más vidilla a la serie? ¡Ay! Qué equivocados son los prejuicios a veces...



Me la recomendaron unos buenos amigos, y cuando empecé a verla me dije... "Genial, una serie entretenida con un caso entretenido, con algo de enredo político en medio". Sin embargo, según avanzaba capítulo a capítulo, iba interesándome más por la vida de los detectives, me iba enganchando su forma de ser, iba queriendo descubrir los porqués a muchas de sus formas de actuar, iba encariñándome con la fidelidad y la ingenuidad de Holder que contrastaba con su comportamiento un tanto chulo y de chaval de la calle... de "poli blanco que se comporta como un negro" y de la misma manera, iba resquebrajando la escarcha que cubre a Linden, para descubrir a una mujer que nunca se ha sentido parte de algo o de alguien, y que quiere seguir así. Una mujer con una mirada que parece decir "sé más de lo que digo, y sé más que tú". Pero a la vez enternece. 

No he podido evitar acordarme de la complicidad y la amistad entre la pareja de "True Detective". Holder y Linden son una especie de True Detective de Seattle, con menos filosofía y un poco más de cercanía. Quizá no sea cercanía la palabra, quizá me resultan más cercanos a mí, porque empatizo con ellos más que con Matthew y Woody. En todo caso, Woody sería Holder, y Matthew sería Linden. Con grandes diferencias, claro.

Sé que la serie contiene algún error que otro, y alguna parte que puede resultar un poco... "buahh..", pero no sé si es porque me siento como el tiempo de Seattle, o porque me identifico un poco con estos dos, o porque me encuentro perdida al igual que ellos. Durante estos días me he sentido arropada dentro de su coche, escuchándoles pelear por los cigarrillos, refugiados bajo la tormenta, vigilando a sospechosos. 

Hay veces en que una peli, un libro o una serie te toca especialmente la fibra, y eso me ha pasado a mí con The Killing. He llorado un montón, arropada con mi manta, viendo el último capítulo. Tanto por el final, como por saber que me despedía de un par de amigos que me han ayudado a que esta dura semana sea un poco más llevadera. The Killing puede no ser la mejor serie del año, ni siquiera acercarse a los primeros puestos, pero a mí me ha robado el corazón. Y me ha dejado tocada. Pero no hundida :-) 

jueves, 27 de noviembre de 2014

Tengo una soledad tan concurrida...

El cielo está gris y aún no es hora de abrir. Desde que me he despertado esta mañana me viene a la mente este verso del poema de Benedetti... "Tengo una soledad tan concurrida..." Y no me siento sola.

Tengo sólo 9 canciones en el móvil y las escucho todos los días en el bus. El móvil nuevo no tiene radio y se me ha estropeado el reproductor de MP3:

-La vida es bella - Miguel Bosé y Noa
-Canción de la cabecera de True Detective (Además es mi melodía de móvil)
-Sucede - Extremoduro
-Si te vas- Extremoduro
-Si se callase el ruido - Ismael Serrano
-Todo cambia - Mercedes Sosa
-Roto por dentro - MClan
-Mi Cenicienta - Rulo y la Contrabanda
-Jesucristo García- Extremoduro

Una mezcla rara. Creo. Nunca me canso de escuchar "Si te vas"

Me está regañando una amiga desde Irlanda, por ser negativa. Y lo hace con un audio. Me hace reír.

Ayer vi a una compañera del instituto que hacía años que no veía. Esperábamos el bus. Estaba igual. Era una chica diferente, y creo que lo sigue siendo. Hoy me he cruzado con otra compañera de Instituto. Repetidora. Siempre llevaba una mochila de cuero. Intentaba ser alternativa pero era pija. La conocí mi primer año de instituto. 3º de la ESO, aunque ya la conocía de vista de verla en en los recreos de mi colegio. Ese año sólo tuve dos compañeras de clase. El resto eran chicos. Y la mayoría heavys, hippies, algún raro,... La otra chica era muy callada, y llevaba flequillo y el pelo largo y rizado, y muchos anillos.

Ninguno de nosotros dábamos religión, y por eso sólo había tres chicas. Por lo visto las chicas eran más religiosas que los chicos en mi instituto. En esa clase no había nadie de mi entorno. Yo sacaba buenas notas y mis amigos y mi grupo eran niñas/os de sacar buenas notas y portarse bien y esas cosas. Yo también.

Mis compañeros de clase eran muy graciosos. Las tres chicas, que no teníamos nada que ver la una con la otra, nos sentábamos siempre juntas. El género une.

Los chicos nos trataban bien. Muy bien. Era una clase muy divertida. Cuando algún chico se equivocaba al salir a la pizarra, el resto golpeaba las mesas al ritmo del "We will rock you" de Queen. Y el profesor de plástica les tiraba tizas a la cabeza. Y reíamos. Era un profesor muy serio, que siempre dejaba un proverbio al final de los exámenes. Era serio, pero se notaba que nos tenía cariño. Y nos llamaba las tres flores, "pobres tres flores entre tanto cafre"... decía.

Nuestro tutor era el profesor de tecnología. Nuestra clase estaba llena de cafres, pero cafres inteligentes. Sacaban peores notas, pero eran más maduros que el resto, se interesaban por la política, la historia, la filosofía... pero no eran de normas. El profesor lo notaba y en las horas de tutoría hablaba con ellos de chicas. O de otras cosas. Y con nosotras. Y estaba muy bien.

Ese año fue el primer año en el que hice pellas. Y.. me pillaron. Hice pellas dos o tres veces, en todo el año. La chica alternativa-pija y yo teníamos la regla y no nos apetecía hacer Educación Física. Ella me dijo ¿nos vamos? por una vez... y yo pensé que tenía razón. Fuimos a tomar algo, creo, no lo recuerdo. La hora siguiente era Historia. Quiso el destino que el profesor de Historia estuviese enfermo y su sustituto fuese el serio profesor de Educación Física. Tan serio, que echó la bronca y nos suspendió la evaluación. Mi primer suspenso. En Educación Física. Manda narices.

El profesor de plástica a veces nos hacía de tutor también. "¿Saramaga... todo buenas notas y suspendes Educación física?? Sólo dos personas han aprobado todo... ¡sois unos cafres!". Y nos reíamos. Ya a final de curso el profesor de Educación Física, que de verdad que era un hombre serio, serio, tirando a triste, trajo una guitarra. Y no sé como pasó que acabamos la mitad de la clase con él en los vestuarios, cantando canciones. El de plástica pasaba por allí, nos oyó y se unió al jolgorio. Recuerdo que le decía "Coño, "comosellamaseelprofe", todo el año tan serio y resulta que haces esto... y vas y te descubres al final de curso".

Ese año me di cuenta de que los profesores eran personas parecidas a nosotros.

En vez de Religión, dábamos Historia de las religiones. Y hacíamos debates en los que unas veces defendíamos una u otra religión. Y vimos "La vida de Brian". Creo que esa sería la forma adecuada de estudiar las religiones dentro de la Educación Pública.

Había un chico mayor que nosotros, con el pelo largo rubio. Chupa de cuero y pantalones ajustados, collares de hilo de colores... Su familia no tenía mucho dinero. Se sabía. Pero no era un malote, era un cielo de chico. Guapo, atractivo. Callado, misterioso. El típico chico del que se supone que te enamoras porque parece interesante. Pero no me enamoré de él. Siempre llevaba un libro de lectura y una carpeta. No tenía libros de texto, los compartía con nosotros. No me acuerdo de los libros de lectura que solía llevar. Sólo de "Lobo Negro, un skin", de literatura juvenil. Ese lo recuerdo porque yo lo tenía y me pareció curioso que leyese algo que yo estaba leyendo.

Ese año aprendí cosas interesantes de otras religiones. Ese año leí "Un mundo feliz" de Huxley y la profesora de filosofía me felicitó por el trabajo que hice sobre el libro. Ese año saqué las notas más bajas, pero estuve en la clase más interesante de todas las que podía estar. Conocí a gente distinta, vi que no era tan distinta, y lo pasé genial. Me escribieron la primera carta de amor, (no muy bonita, la verdad) aunque no me gustara el emisario. Escribieron mis iniciales en un árbol dentro de un corazón junto a otras iniciales, de alguien que no me escribió una carta de amor, pero que tampoco me gustaba. Leí por segunda vez, por obligación pero con mucho gusto, Rimas y Leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer. Descubrí a Poe. Aprobé la evaluación final de Educación física, aunque hice pellas alguna vez más.

Y todo esto porque tenía un rato antes de abrir, y dos encuentros fortuitos de personas del pasado me han puesto nostálgica.

No debería publicarlo, pero total. ¿Qué más da? Ups.. entran clientes. Voy a abrir.


martes, 18 de noviembre de 2014

Emma - Jane Austen



Traducción: Sergio Pitol
Encuadernación: rústica
ISBN: 97884-84288640
Páginas: 608

Precio: 12,95€

Emma, es una de las grandes novelas de Jane Austen. La edición que yo he tenido el placer de leer es de la editorial Alba, de su colección "Clásicos Minus" . Es una edición  perfecta, con ilustraciones de Hugh Thomson de la edición de 1896, y se puede conseguir a un precio muy razonable.

Emma es la protagonista de la novela, como ya nos avanza el título, pero en este caso no encontramos a una chica joven que necesite buscar marido para mantener su estatus social. Emma ya tiene una posición social alta y dispone del dinero suficiente como para poder vivir holgadamente sin necesitar un marido. De hecho, Emma ya nos dice desde el principio, que nunca se casará, para alegría de su padre, el señor Woodhouse, un hombre bastante peculiar, hipocondríaco, que vive preocupado por cualquier inconveniente o adversidad que pueda causar alterar de algún modo sus rutina diaria.  A padre e hija los visita regularmente el Sr Knightley, y con él mantienen agradables conversaciones o juegan a las cartas, todo siempre en un ambiente cordial y tranquilo, como le gusta al padre de Emma.

Pero Emma, aunque como ya hemos dicho no está interesada en contraer matrimonio, si lo está sin embargo en que otros lo contraigan. A Emma le gusta hacer de alcahueta, por así decirlo. Está convencida de que ha tenido algo que ver con el reciente casamiento de su institutriz, por el sólo hecho de haberlos presentado, y ahora quiere formar un nuevo matrimonio. Esta vez entre su amiga Harriet (una chica sin posibles que sí necesita un marido, a ser posible, de buena posición) y el Sr Elton, que a los ojos de Emma cumple con todos los requisitos anteriormente expuestos.

Así iremos entreteniéndonos con los tejemanejes de Emma para unir a estos dos personajes, mientras intenta alejar de Harriet al Sr Martin, que está profundamente enamorado de ella pero a quien Emma no considera adecuado para su amiga, por su baja posición social.

Más adelante irán apareciendo más personajes, y más enredos, con los que Jane Austen logra divertirnos y hacernos sonreir más de una vez. De todas las novelas que he leído de Austen, esta es la más cómica, junto a "La abadía de Northanger", que también es cómica pero más irónica.

Emma no es una heroína que te caiga bien, o por la que sientas empatía. Al menos a mí, al principio me parece odiosa y mimada, pero luego le vas cogiendo cariño, la verdad sea dicha. Y la llegas a compadecer porque soportar a ese padre...

Supongo que la mayoría habéis leído ya esta obra de Austen. Yo me sigo quedando con "Orgullo y prejuicio", que es y seguirá siendo una de mis novelas favoritas de todos los tiempos, pero Emma tampoco está nada mal. Me sigue sorprendiendo que algo escrito por una mujer hace casi doscientos años, me resulte tan cercano, con esa ironía y sentido del humor que caracteriza a Jane Austen. No me extraña que sus obras se versionen tantas veces, tanto en cine como en televisión, y sobre todo, que se adapten a historias actuales, como pasó con "El diario de Bridget Jones" y "Orgullo y Prejuicio", o "Clueless" y "Emma".

Cambian los escenarios, la forma de hablar y las costumbres... pero al final las historias de las relaciones humanas se repiten siglo tras siglo sin cambiar una coma... 

domingo, 12 de octubre de 2014

Todo cambia



Estoy nerviosa. Un poquito como caminando por un pasillo con muchas puertas, y no sé cual abrir ya que ninguna tiene un cartel que anuncie lo que espera detrás. Tengo miedo.Y me da miedo hasta decir que tengo miedo. 

Dicen que los cambios son necesarios. Dicen que los cambios siempre son para bién. 

Pero nunca se sabe...




Todo cambia  (Julio Numhauser)

Cambia lo superficial
Cambia tambien lo profundo
Cambia el modo de pensar
Cambia todo en este mundo
Cambia el clima con los años
Cambia el pastor su rebaño
Y asi como todo cambia
Que yo cambie no es extraño.

Cambia el mas fino brillante
De mano en mano su brillo.
Cambia el nido el pajarillo.
Cambia el sentir un amante
Cambia el rumbo el caminante
Aunque esto le cause daño.
Y asi como todo cambia
Que yo cambie no es extraño.

Cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia
Cambia el sol en su carrera
Cuando la noche subsiste.
Cambia la planta y se viste
De verde en la primavera.
Cambia el pelaje la fiera
Cambia el cabello el anciano.
Y asi como todo cambia
Que yo cambie no es extraño.

Pero no cambia mi amor
Por mas lejos que me encuentre
Ni el recuerdo ni el dolor
De mi pueblo, de mi gente.

Y lo que cambio ayer
Tendra que cambiar mañana
Asi como cambio yo
En esta tierra lejana.
Cambia, todo cambia

Cambia, todo cambia.





miércoles, 1 de octubre de 2014

#MugsandBooks 2ª Edición

Por segunda vez, Mónica nos propone jugar. Y yo he jugado.

Aquí está mis fotos, y aquí las "bases" del juego por si os apetece jugar: bases juego


1ª Colores y Tazas. (y Anagrama ;) ) 




2ª Taza invisible y Auster



3ª "Mugs" turcas... jeje, con un Corán muy bonito que compré en Estambul, en una tiendecita muy chula 




4ª - El principito, con su elefante dentro de una boa. :-)




5ª- Perdida ... y una taza algo retorcida, como la protagonista. 





Y eso es todo. ¡Gracias Mónica por hacernos pasar buenos ratos con estas cositas! 

lunes, 29 de septiembre de 2014

"El sentido de un final" - Julian Barnes


He tardado demasiado en reseñar este libro y ahora tengo recuerdos confusos. La tardanza se debió a que el final me impactó y me dejó muchos interrogantes, y lo comenté por twitter con otras lectoras, y entonces el hambre de comentar se vio saciada y lo dejé pasar. Pero este libro tenía que estar en el blog sí o sí.

Es mi primera vez con Julian Barnes, y el sabor de boca que me ha dejado es bueno. "El sentido de un final" es una historia corta, con una prosa sin adornos, directa al grano. A veces agradezco eso, sobre todo en verano, que pensar me cuesta más, y asimilar conceptos ni os cuento.

Esta es la historia de Tony y su pandilla del instituto, pero sobre todo es la historia de Adrián, el chico nuevo que se convirtió en uno más dentro de esa pandilla. Un chico extraño, distinto, inteligente y rodeado de un halo de misterio que hace que durante el transcurso de la novela, te hagas preguntas sobre su vida y sobre sus enigmáticos pensamientos. 

Pasa el tiempo y Tony recibe una carta. La madre de su novia de juventud, Verónica, ha muerto y le ha dejado 500 libras y una carta. Esa carta será la que haga dar vueltas sobre la historia vivida junto a Adrián, Verónica y los demás, a Tony, una y otra vez. Le obliga a volver sobre sus pasos, a recordar qué pasó durante esos años y a hacerse preguntas. Junto a él, el lector se hace también sus propias preguntas, que van haciéndose más numerosas cuando vamos conociendo el contenido de la carta, y la versión de otros personajes. Aún sigo dudando de algunas de las situaciones que se plantean en la novela, y es por eso que la novela me ha gustado. Porque te deja ahí, con un final con muchas interpretaciones, haciéndote preguntas y con ganas de comentar con otros por si hay algo que no has tenido en cuenta para cerrar el puzzle. 

"El sentido de un final" es el mejor título que se le podía poner a este libro. Y a vosotros, los que lo hayáis leído...  ¿os parece que tuvo sentido ese final? ;-)

-"La clave para una vida familiar feliz era que no hubiese familia, o al menos no una familia que viviese bajo el mismo techo"

-"La historia es la certeza obtenida en el punto en que las imperfecciones de la memoria topan con las deficiencias de documentación"

-"Era demasiado inteligente. Si eres tan listo puedes convencerte de cualquier cosa. Prescindes del sentido común. Fue su cerebro lo que le trastornó, por eso lo hizo"

-"Cuando el amor hiere por primera vez no hay nada igual, ¿verdad?"

-"Cuando somos jóvenes, nos inventamos futuros distintos para nosotros mismos; cuando somos viejos, inventamos pasados distintos para los demás"

-"Cuanto más aprendes menos temes"

-"Cómo aguantaba la gente en los viejos tiempos, cuando las cartas tardaban tanto en llegar? Supongo que tres semanas esperando al cartero era entonces el equivalente a tres días esperando un e-mail. ¿Se hacen muy largos tres días? Lo suficiente para una sensación total de recompensa"




martes, 9 de septiembre de 2014

"Nada se opone a la noche" - Delphine de Vigán


"Mi madre estaba azul, de un azul pálido mezclado con ceniza, las manos extrañamente más oscuras que el rostro, cuando la encontré en su casa esa mañana de enero. Las manos como manchadas de tinta en los nudillos de las falanges. 
Mi madre llevaba varios días muerta"




Así comienza esta fantástica novela de Delphine de Vigan. 
No sé por qué la compré... si fue por la portada, si os leí alguna reseña a alguno de vosotros... el caso es que esta lectura me ha hecho feliz, no porque sea divertida, sino porque me ha hecho sentir como me gusta que me haga sentir una novela. Me ha fascinado. 

No sabía nada de la autora, y aunque soy más de historias inventadas que de historias reales, hay veces, como es el caso, en que la realidad te da mucho más que la ficción. 

"Nada se opone a la noche" te deja tocada tras leerla. No porque nos cuente una historia desgarradora, aterradora, morbosa, triste, violenta, desagradable, impactante... No. Puede que contenga una pizca de todos esos adjetivos, pero no son el ingrediente principal. De Vigan simplemente nos cuenta la historia de su madre, Lucile Poirer, no pudiendo evitar contar también la historia del resto de su familia, incluida ella misma, lo que convierte esta historia en algo más que una novela. La convierte en un homenaje valiente a una mujer débil, pero también herida, inteligente, brillante, ... y loca.

El libro está estructurada en tres partes. En la primera conocemos la infancia de Lucile, una niña sumergida en una familia numerosa que por lo general la ahoga, pero a la que vemos flotar y vivir, aunque siempre a una distancia de sus hermanos y sus padres. Digo lo de flotar porque así me la imaginaba, una niña rubia preciosa flotando, leyendo,  mientras a su alrededor los demás viven sus vidas a y ella no logra conectar del todo con la realidad, excepto cuando debe ayudar a la débil economía familiar prestando su cara en diversas campañas publicitarias, y podemos ser complices de su felicidad por sentirse al fin especial recibiendo las atenciones de una madre obsesionada por tener muchos niños, que en cambio no se plantea que esos bebés gorditos y sonrientes acabarán siendo personas con anhelos, problemas y una vida.

Anuncio de Lucile Poirier


Padres de Lucile

La segunda parte es quizá la más dura. Está escrita en primera persona, pues en la fecha que se describe Delphine ya ha nacido, y es a través de sus ojos de espectadora infantil por donde seguimos a Lucile en su juventud y edad adulta. Creo que difícilmente estaría mejor descrito ese periodo de la vida de Lucile que como lo ha hecho su hija. Me maravilla que a pesar de contarnos las cosas que nos cuenta de su madre, lo difícil que debe haber sido crecer junto a una personalidad tan complicada, y lo que es peor, depender de ella, pueda haber transmitido tanta ternura y haber reflejado la magia que su madre parece transmitir a pesar de todo. Como decía una bloguera cuya reseña leí la noche en que acabé la lectura de la novela, durante la lectura echas un vistazo a la portada de libro varias veces, para ver a Lucile. Me sorprendió que no fuera una manía mía solamente, pero es que en ciertas escenas, se hace necesario mirarla.

 La tercera parte es la madurez de Lucile, la parte más amable, más conciliadora y, en cierto modo, la más reconfortante, aunque éste no sea el adjetivo que mejor defina el estado en el que te deja el libro al acabarlo. Porque este libro se acaba con tristeza, con mucha tristeza y una media sonrisa. 

Hablaría durante horas sobre esta novela, pero no puedo hacerlo sin desvelar la esencia, lo mejor es leerla sin saber de ella, y dejarte empapar por el estilo de esta escritora, de la que estoy deseando leer su "Días sin hambre". Mientras tanto, os dejo con algunos fragmentos...

"...había previsto escribir  sobre la conducta de Lucile en tercera persona, como lo he hecho en ciertas escenas de su infancia, a través de un "ella" reinventado, recomenzado, que me hubiese abierto las puertas a lo desconocido. Por ejemplo, me hubiese gustado escribir sobre su visita a Jacques Lacan (....), contar sus vagabundeos por la ciudad, llenar los agujeros, reconstruir lo que nunca será posible, ese tiempo de pura locura que ni siquiera Lucile conocía en su totalidad. No he sabido hacerlo"

"La anorexia no se resume en la voluntad que tienen ciertas jóvenes de parecerse a las modelos, ciertamente cada día más delgadas, que llenan las páginas de las revistas femeninas. el ayuno es una droga poderosa y barata, a menudo se olvida mencionarlo. el estado de desnutrición anestesia el dolor, las emociones, los sentimientos, y funciona, en un primer momento, como una protección. La anorexia restrictiva es una adicción que hace creer el control cuando en realidad conduce al cuerpo a su destrucción"

"Recuerdo una entrevista con Gérard Garouste (...). El pintor se oponía  a la idea preconcebida según la cual un buen artista debe estar loco. como ejemplo, evocaba a Van Gogh, de quien se suele decir que el genio es indisociable del delirio. Según Garouste, si hubiese podido beneficiarse de los medicamentos de los que hoy dispone la psiquiatría, Van Gogh hubiese dejado una obra aún más completa. La psicosis constituye un serio obstáculo, tanto para un artista como para cualquiera"

"Hoy mi padre me ha regalado un reloj redondo para esconder el tatuaje que no le gusta de mi muñeca. A mí me gusta mi tatuaje, forma parte de mí misma"

"El dolor de Lucile formó parte de nuestra infancia y más tarde de nuestra vida adulta, el dolor de Lucile sin duda nos forjó, a mi hermana y a mí. Sin embargo, toda tentativa de explicación está condenada al fracaso. Por tanto, debería conformarme con escribir restos, fragmentos, hipótesis. 
La escritura es impotente. Como mucho permite plantear preguntas e interrogar a la memoria"



viernes, 8 de agosto de 2014

"Los buscadores de conchas" - Rosamunde Pilcher



A mí Rosamunde Pilcher siempre me viene muy bien. Siempre lo digo, la lectura de sus libros me da serenidad. Sus libros son como un lugar seguro donde refugiarme cuando hay tormenta. (Lo de tormenta es un decir, claro, porque aquí no llueve desde... la verdad es que no recuerdo la última vez que llovió) 

Las historias de esta escritora casi siempre transcurren en parajes verdes y lluviosos, y casi siempre en Cornualles (Inglaterra), o alrededores. Siempre hay una casa con chimenea, comida caliente, reuniones de amigos, personajes bondadosos, una mujer fuerte que suele ser la protagonista, y obras de arte que sacan de apuros económicos a los personajes cuando las venden o subastan. No es nada original, la verdad, y me da igual. 

En este caso, la historia que nos trae gira en torno a la vida de Penélope Stern, una mujer de 62 años que acaba de sufrir un pequeño ataque cardíaco. Penélope es una mujer fuerte e independiente, que cuida de su gran casa y su jardín sola, y una gran anfritriona a la que le encanta recibir invitados, pero no es una mujer sofisticada que organiza grandes fiestas. A ella le gusta recibir a sus amigos y darles de comer en su acogedora cocina mientras la chimenea chisporrotea y les dice "Oh, querida, pero claro que puedes quedarte a dormir si no tienes una casa", "Oh querido, debió ser realmente duro para ti perder a tus padres a una edad tan temprana"... y así...

Penélope tiene tres hijos: una hija snob y aburrida, más preocupada por las apariencias que por disfrutar de la vida, que lleva una vida bastante aburrida, otra hija que dirige una revista en Londres, independiente y comprensiva, y un hijo para el que lo más importante es tener dinero, (a ser posible sin trabajar mucho), y las mujeres (a ser posible, con dinero ). Pero no serán los únicos personajes de la novela, también tendremos a un joven jardinero misterioso, a una chica buscando su lugar, un señor en Ibiza... Esto en cuanto al tiempo presente, porque además viajaremos a la vida pasada de nuestra protagonista, su infancia, su adolescencia y madurez, las cuales transcurren durante la II Guerra Mundial en el seno de una familia bohemia, con un padre artista que pinta cuadros y una madre francesa y muy joven. 

Por lo general las novelas de la Pilcher son bastante predecibles, y ésta no es una excepción. Una amiga, a la que presté un libro de la autora, me lo devolvió diciendo "¡pero si no pasa nada, se tiran todo el libro organizando una fiesta!", a lo que yo contesté "¡Sí! ¿no es genial?" jajaja. 

Reconozco que la mujer se pierde en detalles, y te describe perfectamente hasta como riega los geranios, y sin embargo no profundiza en los personajes, que siempre son buenos y considerados para con las demás personas. Puede que algún personaje sea más odioso, pero lo peor que hacen es decir una grosería... Vaya, que en el mundo de los libros de la Pilcher todo es genial, los problemas se solucionan casi siempre solos, con golpes de buena suerte y sin más historias. Pero a pesar de todo esto, a mí me gusta. 

miércoles, 6 de agosto de 2014

"La princesa prometida" - William Goldman


A mis 32 años aún no había leído este libro. Ni siquiera había visto la película. Es cierto que nunca me ha gustado demasiado el género fantástico y el de aventuras, ni en letra escrita, ni en la gran pantalla (salvo honrosas excepciones).

"La princesa prometida", no es una de esas excepciones. A pesar de que lo empecé con ganas, gracias a la propuesta de Isi de una lectura conjunta por twitter. Tampoco me entendáis mal, el libro no me ha espantado, pero no lo encontré tan divertido ni tan entretenido como esperaba. Es cierto que me sorprendió el tono humorístico en el que está escrito, pero es un tono un tanto antiguo que me sonaba a algo pasado de moda, como que no ha llevado bien el paso del tiempo... 

En realidad creo que el gran problema que he tenido con esta historia es que debí leerlo hace 10 o 15 años, y también, que mis expectativas eran muy altas.

Quizá la parte que más me gusta es la historia de Iñigo Montoya, con la espada de empuñadura para seis dedos, y sobre todo, poder encajar al fin, dentro de un contexto,  esas frases que tantas veces había oído: "Como desees..." o "Me llamo Iñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir".. 

Tampoco me voy a extender más. Entiendo que esta historia sea un clásico, pero a mí no ha llegado a engancharme. No me lo toméis a mal... 


lunes, 28 de julio de 2014

Verano



Hoy me acuerdo de aquellos días de verano sin preocupaciones.

De aquellos días sin fin, que transcurrían de la piscina pintada de azul  al caño (cuando era día de riego), cazando ranas, haciendo excursiones entre los árboles, arañándonos con las púas de los limoneros, merendar subidos a una higuera con las rodillas llenas de ronchas, producto de muchos golpes que no hacían daño. Me acuerdo de los bocadillos de Nocilla debajo del jazminero, de la lengua salada de tanto comer pipas mientras jugábamos a la brisca con los abuelos, de las cacerolas de agualimón, de los collares de "Pedros de noche", del abuelo tocando su música, de nosotros bailando la raspa, de cuando un murciano ganó la plata en las olimpiadas...

O esos otro días, en la playa, jugando con la arena a hacer castillos, o la comida de nuestro restaurante imaginario, saltar las olas, saborear un plato combinado como la mayor delicia gastronómica, caminar por el paseo de noche suplicando que te compraran uno de esos juguetes absurdos que vendían por cien pesetas en aquellos tenderetes  y ser inmensamente feliz el día que lo conseguías, comerte un gofre, o cenar chanquete mientras los mayores hablaban de sus cosas y los observabas viendo lo peculiares que era algunos de los amigos de tus padres, ese pintor que traía una esposa diferente ese verano y una hija mayor que te enseñaba a hacer trenzas de raíz y te contaba historias interesantes sobre campamentos y amoríos, ese médico al que descubrías distinto sin su bata de médico, que el cantante argentino sacara la guitarra para cantar después de la cena, visitar la casa de una bruja repleta de un montón de cachivaches que te parecían tesoros, o aquel fotógrafo de viajes que me enseñó a dibujar al Pato Donald (sin mucho éxito) y que me trajo un bonito traje de marruecos de color rosa. Días de desayunos con periódicos y el Pequeño País y noches de canciones de romances de condes, de enamorados y muerte, de las morillas de Jaén,  para hacer más llevadera la vuelta a casa...

Y también aquellos días de juegos en la calle, de vecinos de diferentes edades, de cenas de bocadillo en un callejón, de escondite, de el pañuelo, del bote botero, de tomar el fresco con las vecinas, de la creación del periódico vecinal (que sólo tuvo una entrega), de silbar verano azul en las bicis, de enfados infantiles "porque me tocaba a mí", de los veinte duros de chuches para ir al cine de verano, de las investigaciones nocturnas para averiguar si en realidad aquel vecino mayor y cascarrabias era un terrible asesino y esa risa nerviosa que nos entraba cuando corríamos porque nos descubría...

Esos veranos sin preocupaciones tan diferentes a éste, a estos últimos... en los que me pregunto desvelada muchas noches, por qué narices decidí lo que decidí.¿Por qué a veces, de joven, te buscas problemas para descubrir más tarde que no hacía falta salir a buscarlos porque los problemas ya vienen solos?. Pero supongo que así, tiene más emoción la vida. O quizá sólo lo digo por encontrar un pequeño consuelo, como la zorra aquella que por no poder alcanzar las uvas, se convenció a sí misma de que estaban podridas. 

miércoles, 23 de julio de 2014

"Los enamoramientos" - Javier Marías






De este libro me llamaba la atención todo:  el título, la portada, el argumento, la cantidad de buenas críticas y premios y blablabla. Lo tenía desde hace bastante tiempo en la estantería, y decidí leerlo este verano. Es lo primero que leo de Marías, y es bastante probable que sea lo último.

Empezó bien, con un poco de intriga y enganche por ver a dónde me llevarían las reflexiones de esa mujer, María, que todas las mañanas desayunaba en la misma cafetería y veía repetirse prácticamente la misma escena todas las mañanas: una pareja, los Desvern, compartiendo desayuno entre risas y un cariño evidente. Hasta ahí, bien. Luego la misma mujer nos cuenta cómo un día, ese hombre muere por una desgraciada fatalidad. Tras este hecho, que la trastorna pero al mismo tiempo la atrae hacia la familia Desvern.. (o Devern), comienza la historia.

Y es ahí donde se me hizo larga, lenta y aburrida. Todo el tiempo dándole la vuelta a la misma cosa, a la misma idea, diciendo lo mismo una y otra vez. Soy consciente de que esta novela gusta mucho, y que ha recibido (y sigue recibiendo) muchísimos premios, pero permitidme que no lo entienda.

Hubo un momento en que me daban ganas de decirle al autor: "Que sí, Javier, que pillo por dónde vas, que sé lo que quieres decir y comprendo muy bien lo que piensas con respecto a la culpa y la ausencia de ésta, la muerte y lo que supone perder a alguien,  pero por Dios, deja de decir lo mismo una y otra vez con distintas palabras porque dan ganas de matar a Díaz-Varela, a María e incluso a Balzac,si se pone a tiro!"

Los personajes me resultan lejanos y fríos. No consigo empatizar, ni odiarlos, ni quererlos, ni entenderlos. Pasaron por mi cabeza como si nada. Además, creo que Marías no sabe ponerse en la piel de una mujer, o quizá sea que no me gusta el prototipo de mujer que tiene en su cabeza.. Por ejemplo, me llamó la atención este fragmento perteneciente a un pensamiento de María:

"no se le había pasado por la imaginación que algunas mujeres pudiéramos estar tan pendientes de nuestro aspecto en todo momento, de lo que tapamos o permitimos ver y hasta de la intensidad de nuestros jadeos, o que nunca perdamos del todo el pudor, ni siquiera en medio de la mayor agitación" 

¿En serio? Vaaaale, sé que dice "algunas mujeres", pero sinceramente, si "ni siquiera en medio de la mayor agitación" pierdes del todo el pudor, o estás controlando la intensidad de tus jadeos... algo no está saliendo bien en esa "agitación". Y no voy a añadir nada más sobre el tema. 

En resumidas cuentas, creo que Marías ha alargado lo que habría sido un buen relato y lo ha convertido en una reflexión demasiado larga que a mí se me ha hecho eterna. 

Sé que muchos se echarán las manos a la cabeza cuando me lean, y que no soy nadie para juzgar así a uno de los más prestigiosos escritores del momento, que incluso suena tímidamente como posible Nobel... pero es lo que hay. Además, sí que soy alguien, soy una lectora y no me ha gustado. Por suerte para él, parece que la mayoría de los lectores no son como yo.. :-) 


Aún así, he subrayado un montón de fragmentos y doblado muchas esquinitas... A lo mejor Marías no me disgusta del todo, a lo mejor sólo es este libro. Pero creo que, al menos de momento, lo nuestro no va a ir a más... ;-)


"Se convive sin problemas con mil misterios irresueltos que nos ocupan diez minutos por la mañana y a continuación se olvidan sin dejarnos escozor ni rastro. Precisamos no ahondar en nada ni quedarnos largo rato en ningún hecho o historia, que se nos desvíe la atención de una cosa a otra y que se nos renueven las desgracias ajenas, como si después de cada una pensáramos: "Ya, qué espanto. Y qué más. ¿De qué otros horrores nos hemos librado? Necesitamos sentirnos supervivientes e inmortales a diario, por contraste, así que cuéntenos atrocidades distintas, porque las de ayer ya las hemos gastado" "

"...nadie está hecho para la contemplación de la pena, de que ese espectáculo es tolerable tan sólo durante una breve temporada, mientras en él hay aún conmoción y desgarro y cierta posibilidad de protagonismo para los que miran y asisten, que se sienten imprescindibles, salvadores, útiles. Pero al comprobar que nada cambia y que la persona afectada no avanza ni emerge, se sienten rebajados y superfluos, lo toman casi como una ofensa y se apartan: "¿Acaso no le basto? ¿Cómo es que no sale del pozo, teniéndome a mí a su lado? ¿Por qué se empaña en su dolor, si ya ha pasado algún tiempo y yo le he dado distracción y consuelo? Si no puede levantar la cabeza, que se hunda o desaparezca" "

"...un error propio de niños en el que sin embargo incurren muchos adultos hasta el día de su muerte (...). El error de creer que el presente es para siempre, que lo que hay a cada instante es definitivo, cuando todos deberíamos saber que nada lo es, mientras nos quede un poco de tiempo."

"... inverosímilmente logramos convencernos de nuestros azarosos enamoramientos, y son muchos los que creen ver la mano del destino en lo que no es más que una rifa de pueblo cuando ya agoniza el verano" 




jueves, 17 de julio de 2014

Sucede que me canso de ser...

Sucede que ésta era mi canción preferida del disco Agila, de Extremoduro. 
Sucede que no sabía que la primera frase pertenecía al poema "Walking Around" de Pablo Neruda
Sucede que a veces las noches de verano en las que llegas a las tantas del trabajo sirven para descubrir cosas
Sucede que a veces soy un poco lenta descubriendo cosas. 
Sucede que tengo la canción metida en la cabeza desde anoche.
Sucede que me sigue encantando
Sucede que me gustan más las letras que la música en general, y por eso Extremoduro siempre me ha gustado mucho.
Sucede que este disco me da nostalgia.
Sucede que esta semana es una caca de vaca.
Sucede que sólo conocía los poemas de amor y la canción desesperada.
Sucede que yo pensaba que Neruda era más cursi y menos Bukowski.
Sucede que esta semana yo estoy más para Bukowski que para Benedetti.







Sucede

Sucede que me canso de ser hombre 
Sucede que me canso de mi piel y de mi cara
y sucede que se me ha alegrado el día ¡coño!
al ver al sol secándose, en tu ventana: tus bragas
Empiezo a solas, sigo por ti y no comprendo nada,
desato tormentas sin rechistar,
sácame algún día del corral, necesito salir.
Yo me quedé con su olor, ella me arrancó la piel,
me dijo justo al final: no quiero volverte a ver.
¡Eh, lejos de mí!
deja que corra el aire, no te quemes, va a salir el
sol.
¡Sol déjame en paz!
La luna me ilumina, en esta ruina entra la
claridad.
¿Quién quiere saber?
si estoy quemado o escondo un corazón helado y
quema mi ser.
¿Ser? No he vuelto a ser el mismo
desde que se fue
Gillespie, Zappa, Mercury, Camarón
y me siento mejor
si sé que tengo una estrellita pequeñita pero firme

                                                                              Extremoduro (Disco Agila)








WALKING AROUND
SUCEDE que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a  un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.

Pablo Neruda

lunes, 30 de junio de 2014

"Tengo tu número" - Sophie Kinsella



Me lo he pasado genial leyendo esta novela. La primera mitad a orillas del mar, (lo cuál la hizo aún mejor), la segunda mitad en casa, en la cama al fresquito del ventilador, una tarde en que necesitaba relax después de una mañana, y una semana en general, bastante dura en el trabajo.

Estas novelas, denominadas chicklit, son fantásticas para el verano, y para despejar la mente cuando estás saturada. Mi problema es que hasta ahora, sólo me había gustado este género cuando estaba escrito por Marian Keyes. He leído a otras autoras y me han puesto nerviosita porque las encontraba o demasiado cursis, o demasiado aburridas, o tenía una protagonista un poco tonta...

El caso es que bichejo recomendó ésta en su blog, y me fié de ella, así que como Marian últimamente no es la que era (eso es así) , me la apunté para cuando necesitara un refresco. 
¡Y vaya si me ha refrescado!.

Poppy Wyatt, la protagonista, va a casarse con un hombre maravilloso, pero (¡oh!) ha perdido el valioso anillo de compromiso que le regaló su futuro esposo, en un hotel durante una fiesta de despedida de soltera. Además (¡oh!), justo después pierde su móvil. Al momento (¡oh!) encuentra otro móvil tirado en una papelera, así que decide quedárselo para poder darle ese número de teléfono al personal del hotel por si encuentran la joya perdida. Lo sé, todo es muy "así", como irreal, pero no. Esto como cuando lees ciencia ficción, tienes que cambiar el enfoque mental, tener consciencia de que estás leyendo una comedia romántica y dedicarte a disfrutar sin más.

Muchas veces cuando consumo este tipo de literatura o de cine, me acuerdo del fragmento de un libro que leí hace un tiempo:"La Luz en casa de los demás" de Chiara Gamberale, novela que no me gustó nada, pero de la cual saqué algunas frases con las que me siento totalmente identificada (aunque en este caso concreto,yo cambiaría algunos títulos por mis propias "películas-palomitas"):

"Algunas películas son para el cine lo que las palomitas a una alimentación sana: cómo decirlo, de vez en cuando tienes una necesidad física.. ¿no te parece? Yo en esa lista pondría por ejemplo, "Cuando Harry encontró a Sally, Lady Halcón, Flashdance, Dirty Dancing...." 

La novela es fresca, ágil y divertida. Previsible, claro, pero como lo es éste género, o las comedias románticas americanas. Me ha dado justo lo que necesitaba. Y me he quedado con ganas de más. El motivo por el que no me he hecho con más novelas de esta autora como suelo hacer cuando una novela me gusta, es que de ella ya leí "La reina de la casa" y no me gustó nada. Y su serie "Loca por las compras" me atrae cero. Así que creo que tendré que buscarme otra autora que me convenza para cuando necesite un poco de diversión frívola. ¿Me recomendáis alguna? 

miércoles, 25 de junio de 2014

Entrada egocéntrica

No hace mucho pululaba por la blogosfera uno de esos memes que van de un blog a otro, con el fin de conocer un poco más a la gente que nos rodea por estos mundos cibernéticos. 
Me nominaron varias veces y lo escribí en un papel a medias pero no lo llegué a publicar por falta de tiempo, pereza, y esas cosas... El caso es que anoche, leyendo entre mis cosas, encontré la lista y he decidido publicarla hoy.





El meme en cuestión era algo así como escribir 50 cosas sobre ti. No voy a escribir 50, sino lo que me salga, pero allá voy:

-Tengo 32 años
-Soy autónoma 
-Soy Escorpio
-En mi bolso siempre llevo: el móvil personal, el móvil del trabajo, un libro, una bolsita de tela con hilo, aguja, e ibuprofeno, otra bolsita con 2 barras de labios y polvos compactos, un cepillo plegable con espejo, chicles, un mechero, una bolsa reutilizable por si compro algo (la que llevo ahora es de la Fnac).
-Odio los encurtidos. Odio hasta su aroma.  Si una ensalada lleva aceitunas no me la como. Nunca los he probado. Me repugnan
-Hace unos meses me subió una cucaracha la pierna, bajo el pantalón. Subió hasta el muslo, en el momento en que yo me puse a saltar y dar golpes porque no tenía claro si me había subido algo o eran imaginaciones mías. Casi me muero. No soporto a las cucarachas.
-Prefiero el frío al calor. Cada vez más.
-Me encanta el sushi
-Siempre he pensado que Puyol (el jugador del Barça) debe ser muy bueno en la cama. Lo pensé viendo un partido con mis amigos, y me salió así. No es guapo, ni atractivo, pero estoy segura de que ... jajaja. Bueno, pues eso.
-Me pinto las uñas
-No soporto estar en una habitación en la que haya un armario con las puertas abiertas.
-No me gusta la cerveza. Nunca la he probado... Creo que le cogí asco a la misma vez que a las aceitunas. Cuando salgo de tapeo, prefiero un vino tinto, o blanco, según el caso.
-La ciudad de España que más he visitado por turismo, es Granada. Me encanta.
-La última vez que salí de España, fue para ir a Estambul. 
-Hablo mucho. También necesito a veces estar callada mucho tiempo. 
-Una vez me hice un esguince de tercer grado vestida de Dulcinea... y llegué así al hospital, acompañada de mi chico disfrazado de Cervantes. 
-Durante mi época de estudiante, estuve trabajando de camarera.
-No suelo dar cortes a nadie, (aunque a veces no estaría mal). No soporto pensar que otra persona se sienta mal por algo que yo he hecho.
-Me encanta el agua. Playa o piscina, me da igual. Sumergirme bajo el agua me da paz. Hacer buceo en serio me da miedo por el tema de la respiración.
-Mi combinado favorito es el gin-tonic. No me gustan las bebidas dulces, y odio el whisky.
-Nunca me gustaron los finales. Me costó acabar el colegio, el instituto, la universidad, y hasta los trabajos de verano. Sentí miedo y pena todas las veces. Luego, siempre ha venido algo mejor, pero siempre me ha costado.
-Soy una nostálgica.
-Tengo mucha suerte con los amigos que tengo.
-Tengo poca tolerancia a la frustración. No soporto que las cosas no salgan como yo espero que salgan, por eso muchas veces hago como que algo no me importa tanto, para que si no sale como yo espero, el autoengaño sirva para que esa frustración no me haga daño.
-Disfruto mucho de las cosas .Vivo con intensidad. Lo bueno es que se disfruta más la vida, lo malo es que se siente más lo malo. 
-Tomo un café con leche bien cargado todas las mañanas. No me gusta el café solo. 
-Me gusta cocinar
-Me gusta trasnochar. Soy búho sin duda alguna. Me cuesta horrores madrugar, y horrores dormirme... Me fastidia irme temprano a la cama. Soy más efectiva en mi trabajo por la tarde, por la mañana hasta las 12 del mediodía no soy persona. 
-Jamás duermo la siesta. Si lo hago, me despierto de mal humor. Siempre.
-Mi poeta preferido es Mario Benedetti, y me encanta releer sus poemas de vez en cuando, o descubrir alguno. En prosa no lo he leído.
-Me suelen gustar las novelas europeas, o norteamericanas, más que las sudamericanas, o de otros países. No sé por qué, me gusta leer más lo occidental. A veces lo latinoamericano se me hace lento...
-Me gustan más la letras de las canciones que la música en sí.
-Me gusta debatir de cosas con amigos. Soy muy de opinar, de cualquier cosa.. 
-Una velada ideal para mí es una cena interesante con amigos y charla que se prolongue hasta la madrugada (debe ser qeu ya estoy mayor). En verano me gusta ir de noche a la playa, y tomar algo y charlar tumbados en una toalla, pero lo hago menos de lo que quisiera.
-Me gusta leer en papel, y tener libros en papel. 
-Tengo un exlibris que me encanta y que me diseñó un buen amigo, al que conocí por casualidad en un mail, hace años. Creo que ni tenía el blog.
-Tengo mucha, mucha suerte en el amor. Soy muy feliz en ese aspecto.
-No estoy tan feliz en el tema laboral. 
-Durante un tiempo coleccioné bolas de nieve de mis viajes, y de los de mis amigos. Ahora sólo tengo algunas en casa y las demás están en una caja, en el trastero.
-Me encantan los gatos. Los perros no me disgustan, pero me resultan un poco cansinos a veces. Los gatos van más a su bola. He tenido gatos, pero ahora mismo no.
-No tengo paciencia. (En el trabajo sí)
-Tengo bastante temperamento. Pero lo dosifico.


Y ya voy a acabar... esta entrada egocéntrica que me ha salido así, sin ton ni son. 


martes, 24 de junio de 2014

"El guardián invisible" - Dolores Redondo



Sinopsis: En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en una circunstancia que lo relacionan con un asesinato ocurido en los alrededores un mes atrás.
La inspectora de la sección de homicidios de la policía foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará de vuelta a Elizondo, una pequeña población de la que es originaria y de donde ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte...

Esta es una de esas novelas que le cojo prestadas a mi madre, que es muy fan de las novelas de misterio. También es una de esas novelas apropiadas para el verano, entretenida, facilita y con un poquito de intriga. Pero poca. 

La novela no me ha entusiasmado, no lo voy a negar. Es demasiado previsible, cosa que me gusta, (o al menos no me molesta), si ocurre con el chicklit o en esas novelas agradables, tipo Rosamunde Pilcher.. pero en una de misterio, me molesta bastante. Además está muy claro quién quiere la autora que creas que es el malo, y quién lo es finalmente.

Sin embargo, si dejamos a un lado la parte policiaca de la historia, diré que me ha gustado el ambiente que la rodea. El valle del Baztan y su capital, Elizondo, son los grandes protagonistas de esta novela. Todo el rato te dan ganas de trasladarte un tiempo a la zona, de perderte en sus bosques... (a pesar de lo que pasa en ellos en en esta historia). "El guardián invisible", es, además de una novela de entretenimiento, publicidad turística bien hecha,(aunque no sea ese su propósito). Pero cuando hablo del ambiente, no me refiero sólo al entorno, sino al ambiente familiar que la inspectora Salazar nos da a conocer:  sus hermanas, su tía, su enigmático pasado, su marido, su problema para concebir... En esto se parece a autoras como la sueca  Camilla Läckberg, que acompaña los casos de asesinato con una trama familiar que se continua en cada novela y que hace que la novela sea menos negra y más agradable. Pero la Läckberg me entretiene más.

Sinceramente creo que Dolores Redondo sería mejor escritora de historias familiares, que de novela negra. Al menos para mí, la trama policial es la parte menos interesante del libro. Llamadme rara, pero así es. 

Y poco más voy a decir. Supongo que leeré la segunda y tercera parte, aunque no inmediatamente.

martes, 27 de mayo de 2014

Y a ti... ¿te da miedo cambiar de peluquero?

Se avecina una campaña fea, muy fea.

La de las europeas también fue fea, pero en otro sentido. Fea porque los dos grandes partidos que manejan este país, decidieron que las personas que encabezaran sus listas fuesen Cañete y Valenciano, y gracias a ellos, tuvimos que tragarnos declaraciones esperpénticas de uno de ellos, y más tarde ver a la otra enarbolando la bandera del "No machismo", como único pilar al que agarrarse, utilizando las cagadas del contricante, (que dicho sea de paso, no tenían fin, hasta el punto de que su propio partido tuvo que esconderle para que callara). Si normalmente la política ya es un circo, con estos dos, la palabra ridículo alcanzó su máxima expresión. Fue sencillamente patético.

Aún así, la gente los vota. Que digo yo, que debe ser que tener carné del PP o del PSOE, ya te da un número de votos fijo. Porque me apuesto que aunque pongan un mono tocando dos platillos de candidato del PPSOE, el mono gana. (Estoy cuidando mis palabras, no tengo claro en que punto puedo ser susceptible de ser detenida, avisadme si véis que rozo el delito ok? O mejor no.. que oye, me han comentado que de la cárcel sales con paro, y yo como autónoma, ni paro ni leches)

No entiendo que nos pasa. ¿Hasta qué punto los partidos políticos se han convertido en equipos de fútbol? ¿Hasta que punto una persona es tan cerrada de mente, que considera que su partido, sea el que sea, nunca hace nada malo, y si lo hace.. "más hace el otro"? De verdad, ¿eso no se cura nunca?

Los resultados electorales del sábado, dieron un golpe al bipartidismo. Más bien un toque. PPSOE se han puesto alerta... Estaban muy cómodos en sus sillones, sillones que ya tienen la forma de sus posaderas. El PP con la herencia recibida, y sus excusas, como si no estuviera gobernando comunidades autónomas y provincias desde hace décadas, las cuales están en quiebra, y con la mayoría de sus dirigentes imputados en casos de corrupción. (Os invito a dar una vuelta por Murcia, mismamente). El PSOE pasando del tema absolutamente. Saben que la cagaron bien cagada, y que aún no les toca, hasta dentro de unos años, cuando el PP haga otra cosa peor, y así. Vamos que se la pela totalmente, y simplemente espera su turno. Así que pactaron su debatito, hicieron un poquito el idiota en la tele, se pusieron locos de contentos con el machismo de Cañete, y, hasta la próxima.

Y resulta que de pronto, ven que desde las últimas elecciones europeas, ambos partidos han perdido 5 millones de votos. Pero bah.. en una mierda de elecciones, según ellos, que no valen pa nada, y en las que la gente vota en plan experimento y eso. Pero ¡CUIDADO!, nos advierten. Todos los partidos, menos los nuestros claro, son enemigos de España. Y el perroflauta de Podemos tiene por ahí un parecido con Chávez, COMUNISMO, ohhh... uuuuhhhhhhhhhh......, Irán y Cuba, y lo que es peor, compra su ropa en "Alcampo"... dios mío. Yo no sé vosotros, pero estoy cagada.
Y luego IU... buaaah... miedoo, miedito.. que esos son los COMUNISTAS de siempre. Veréis, cuando vengan, veréis...
Y los nacionalistas... uuuhh... madre mía que Esquerra le ha ganado a Más, que mira que Más es malo, y enemigo de España y un independentista sinvergüenza y zumbado. (CON EL QUE SEGURAMENTE PACTAREMOS, COMO YA HEMOS HECHO VARIAS VECES, SI NO SACAMOS MAYORÍA ABSOLUTA). Pero Esquerra es mucho peor! Que ya el nombre suena a terrorista... ¿verdad?
UPYD y Ciudadanos, ya no son tan malos, porque llegado el momento, se puede arreglar un pacto y eso.. de momento no nos meteremos mucho con ellos, hasta que no representen una auténtica amenaza. Pueden sernos útiles.

Yo la verdad es que duermo mal desde que sé que los enemigos de España se están apoderando de ella. Fíjate, que yo pensaba que los enemigos de España son los que la han estado saqueando las arcas del Estado en las últimas décadas, los que han invertido NUESTRO dinero en infraestructuras millonarias que no sirven para nada (salvo para que el político de turno saque unas buenas comisiones), los que juegan con la justicia para salir indemnes de todo, los de los ERES, los de los sobresueldos, los que han recalificado todo lo recalificable, para construir urbanizaciones de golf, que ahora son pueblos fantasma o que ni siquiera se han llegado a construir, los que han permitido que se inyecte dinero a la Banca mientras la empresas cierran, el paro sube, los jóvenes se van de España, y se echa a la gente de sus casas sin darle opción a un trato para poder pagarlas más tarde cuando tengan trabajo, los que gestionan mal nuestros recursos, los que gestinonan mal la Sanidad y Educación Pública en beneficio de sus amigos de la privada, los que no hacen nada pudiendo hacer algo....
Esos pensaba yo que eran los enemigos.

Pero no, resulta que los enemigos de España son aquellos que amenazan sus sillones. Los que pueden quitarles el sitio. Ellos están muy cómodos repartiéndose el pastel cada cuatro años. Que no venga gentucilla a dar por saco. ¡Hombre ya! Que son ganas de molestar.

Puede parecer que apoyo a Podemos, y tal.. y no os lo voy a decir, ni tengo por qué, pero la cosa es que me estoy partiendo de risa viendo la cara de susto que se les ha quedado al PPSOE y afines, con los 5 eurodiputados. Claramente, mis ideas, para los que me conozcáis un poquito, tiran a la izquierda, pero no soy de ningún partido ni doy mi voto para siempre ni de forma incondicional.

Yo lo que quiero es un cambio. Me da igual si es por los nuevos partidos políticos de la izquierda, o los de centro derecha... de verdad, ante todo soy demócrata. España necesita una limpieza en profundidad de sus instituciones públicas, tenemos que cambiar lo traseros que encajan cómodamente en esos sillones de piel, hay que limpiar los entramados mafioso/políticos que inundan nuestros ayuntamientos y comunidades.

Que no sé si desde un lado o desde el otro, pero por Dios.. que cambie esto. Que nos demos cuenta de una vez que los políticos son nuestros servidores públicos, que les pagamos por un trabajo que tienen que cumplir a rajatabla, y si no lo hacen, a la calle. Y si cometen un delito, a la cárcel. Que ya está bien. Tenemos que acabar con eso de "han ganado los tuyos", "pues los tuyos no hicieron nada"... no!!! Que no os confundan, no son nuestros, ni nosotros de ellos.

Si tu peluquero, te corta mal el pelo... ¿vuelves a la peluquería? Quizá una vez más, pero si te vuelve a hacer un trasquilón, no vuelves. Ya te puede decir que es que las tijeras se las dejó el anterior dueño de la peluquería y cortan fatal, o que es que no puede hacer otra cosa porque ese corte de pelo es el que se lleva en Europa, aunque a tí no te guste. Y además te cobra un 10% más, porque la peluquería hay que mantenerla, y te dice que entre todos los clientes, aportando un poquito, podrá sacarla adelante. Eso sí, él de su sueldo no se va recortar nada, y además este año de vacaciones se va a un Spa de lujo. Y si le dices que así no, que te vas a ir a buscar otro peluquero más barato y que te deje el pelo como a tí te gusta,  él te dirá que tú mismo, pero que lo mejor es llevar ese corte de pelo,que es el que lleva la mayoría,  y que tengas cuidado, que los otros peluqueros te acabarán dañando el cuero cabelludo, que sus productos son peligrosos, y no son de fiar. No como él, que es tu peluquero de confianza de toda la vida"

Y a ti... ¿te da miedo cambiar de peluquero?


jueves, 22 de mayo de 2014

"El lector de Julio Verne" - Almudena Grandes



"... mi hermana lloraba y yo seguía escuchándolo todo, sabiéndolo todo, ahora que vamos despacio, y era imposible porque los calabozos no estaban lejos pero había paredes, puertas cerradas, ahora que vamos despacio, y ya no sabía lo que oía y lo que me imaginaba, vamos a contar mentiras, tralará, pero cuando empezaba a dudar de mis oídos, vamos a contar mentiras tralará, todo volvía a empezar, vamos a contar mentiras, no me peguéis más, si yo no sé nada, por favor, por vuestra madre, no me peguéis más, por el mar corren las liebres, y por el mar corrieron, por el monte las sardinas, hasta que mi hermana se quedó dormida, pegada a mí, abrazada a mi cuerpo como un naúgrafo abraza una tabla, pero yo seguí cantando bajito la canción más larga que conocía..."





"Vamos a contar mentiras" era también la canción más larga que yo conocía a la edad de Nino, y también una de las que más me gustaba cantar cuando íbamos de viaje (para mí un viaje, a esa edad, era ir a pasar el Domingo al campo). Después mi madre me enseñó romances cantados, como "El conde Olinos" o el "romance del enamorado y la muerte", y hoy aún los canto a veces en la ducha para no olvidarlos. Sin embargo, después de leer este trocito del maravilloso libro de Almudena, me he dado cuenta que hace mucho que no canto esa canción, y que la he olvidado un poco. 

Nino la usa en este trocito intenso de la novela, para proteger a su hermana de los gritos de una detenida que está siendo torturada en una habitación contigua, y es que Nino y su hermana, son hijos de un Guardia Civil, y viven en una casa cuartel en plena posguerra. Por eso a veces, se oyen cosas que no quieren escuchar, y Nino canta, como he dicho, para que su hermana pequeña se tranquilice, y cuando ésta duerme, él sigue cantando para tranquilizarse él, intentado encontrar un refugio en una canción infantil, aunque sienta que se aleja cada vez más de la infancia y se va acercando a esa consciencia adulta que resulta muy pesada la mayor parte del tiempo.

Este libro es la historia de Nino, y está contada a través de sus ojos. Los ojos de un niño, que verán, entre otras cosas, el efecto del horror de la posguerra en un pueblo de la sierra de Jaén.

Cualquiera que se haya pasado por este blog sabrá de mi debilidad por Almudena, debilidad que va en aumento conforme voy leyendo más obras suyas. No existe autor que logre hacerme sentir como lo hace la Grandes. Pensé que este libro no me iba a gustar tanto, porque nunca me ha atraído mucho el tema maquis, guerrilla, etc..., como argumento literario. Me equivocaba y mucho.  "El lector de Julio Verne" es un pedazo historia en todos los sentidos. Mucho más ligera que otros libros de la autora, supongo que debido a que el narrador es un niño, pero cargada con la misma emoción  que consigue hacerte empatizar con casi cada personaje de sus libros. No sé como lo logra. 

Es fácil contar una historia de buenos y malos, pero es difícil contar una historia haciéndote entender porqué a veces alguien no tiene más remedio que hacer algo malo. Bueno, quizá siempre hay un camino para no hacer algo malo, pero es cierto que ese camino es muy difícil de atravesar a veces. Porque nos da miedo, por proteger a los nuestros, o, simplemente, porque quieres vivir en paz, cerrar los ojos y no pensar mucho en ello. Más o menos como vivimos casi todos, mirando a otro lado muchas veces. Y es que actuar siempre como te dicta tu conciencia, es muy difícil. Algunos pueden, pero muy pocos. Los más valientes, o los locos. Los héroes.

"...una historia infinita que muchos adultos como ella y muchos niños como yo habían fabricado juntos a lo largo de los siglos, la historia de la sabiduría y de la curiosidad, la historia del conocimiento y del hambre de conocer, la historia que quien sabe mucho entrega a quien no sabe nada para que, en lugar de dividirse, crezca más y viva para siempre."

"la verdad es lo que nos gusta que haya sucedido y, además, lo que ha sucedido aunque nos guste tan poco que daríamos cualquier cosa por haberlo podido evitar. Para hacer eso también hay que ser valiente, y como don Eusebio no lo es, no admite la parte de verdad que corresponde a hombres como Jovellanos, y seguramente no porque no la valore, sino porque sabe que reconocerla sería peligroso para él. Sin embargo, hasta las personas más valientes, la más justas, las más honradas, interpretan la realidad de acuerdo con sus propias ideas sobre lo que es bueno y lo que es malo, lo que desean, lo que temen, lo que detestan. Y al hacerlo, fabrican su propia verdad."

"Hay personas que creen que en España las cosas son como deben ser, que la Guardia civil no tiene por qué dar explicaciones a nadie de sus actos, que no hace falta ningún juicio para decidir que una persona es culpable, que toda ley debe cumplirse, aunque sea injusta, sólo porque es la ley. otras personas, muchas más, no lo creen, pero no se atreven a decirlo en voz alta porque tienen miedo, y les gustaría vivir en un país diferente, con leyes diferentes, una policía diferente que cumpliera otra clase de deberes, pero encogen los hombros y se callan para que no les pase nada malo, porque saben la clase de cosas que pasan, y hasta qué punto puede ser peligroso llevarle la contraria a los que tienen el poder. y hay algunas personas, pocas, que piensan por su cuenta, y dicen lo que piensan, y actúan de acuerdo con sus ideas, y no porque no conozcan el riesgo que corren, sino porque creen que correr ese riesgo merece la pena. ¿Y tú?"