A TIENTAS

A TIENTAS

lunes, 28 de julio de 2014

Verano



Hoy me acuerdo de aquellos días de verano sin preocupaciones.

De aquellos días sin fin, que transcurrían de la piscina pintada de azul  al caño (cuando era día de riego), cazando ranas, haciendo excursiones entre los árboles, arañándonos con las púas de los limoneros, merendar subidos a una higuera con las rodillas llenas de ronchas, producto de muchos golpes que no hacían daño. Me acuerdo de los bocadillos de Nocilla debajo del jazminero, de la lengua salada de tanto comer pipas mientras jugábamos a la brisca con los abuelos, de las cacerolas de agualimón, de los collares de "Pedros de noche", del abuelo tocando su música, de nosotros bailando la raspa, de cuando un murciano ganó la plata en las olimpiadas...

O esos otro días, en la playa, jugando con la arena a hacer castillos, o la comida de nuestro restaurante imaginario, saltar las olas, saborear un plato combinado como la mayor delicia gastronómica, caminar por el paseo de noche suplicando que te compraran uno de esos juguetes absurdos que vendían por cien pesetas en aquellos tenderetes  y ser inmensamente feliz el día que lo conseguías, comerte un gofre, o cenar chanquete mientras los mayores hablaban de sus cosas y los observabas viendo lo peculiares que era algunos de los amigos de tus padres, ese pintor que traía una esposa diferente ese verano y una hija mayor que te enseñaba a hacer trenzas de raíz y te contaba historias interesantes sobre campamentos y amoríos, ese médico al que descubrías distinto sin su bata de médico, que el cantante argentino sacara la guitarra para cantar después de la cena, visitar la casa de una bruja repleta de un montón de cachivaches que te parecían tesoros, o aquel fotógrafo de viajes que me enseñó a dibujar al Pato Donald (sin mucho éxito) y que me trajo un bonito traje de marruecos de color rosa. Días de desayunos con periódicos y el Pequeño País y noches de canciones de romances de condes, de enamorados y muerte, de las morillas de Jaén,  para hacer más llevadera la vuelta a casa...

Y también aquellos días de juegos en la calle, de vecinos de diferentes edades, de cenas de bocadillo en un callejón, de escondite, de el pañuelo, del bote botero, de tomar el fresco con las vecinas, de la creación del periódico vecinal (que sólo tuvo una entrega), de silbar verano azul en las bicis, de enfados infantiles "porque me tocaba a mí", de los veinte duros de chuches para ir al cine de verano, de las investigaciones nocturnas para averiguar si en realidad aquel vecino mayor y cascarrabias era un terrible asesino y esa risa nerviosa que nos entraba cuando corríamos porque nos descubría...

Esos veranos sin preocupaciones tan diferentes a éste, a estos últimos... en los que me pregunto desvelada muchas noches, por qué narices decidí lo que decidí.¿Por qué a veces, de joven, te buscas problemas para descubrir más tarde que no hacía falta salir a buscarlos porque los problemas ya vienen solos?. Pero supongo que así, tiene más emoción la vida. O quizá sólo lo digo por encontrar un pequeño consuelo, como la zorra aquella que por no poder alcanzar las uvas, se convenció a sí misma de que estaban podridas. 

11 comentarios:

  1. Con lo fácil que era (y es) la vida en esas edades, y lo que se va complicando con los años...
    Entonces de cualquier tontería hacíamos toda una aventura.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Ay! Me has dejado toda nostálgica. Que preciosísima reflexión.
    Así era y así es ahora. Con unas pocas más preocupaciones pero al menos a mí ahora me pasa que soy más consciente de mis pequeños y valiosísimos momentos de felicidad veraniega. Que haberlos, haylos. Je, je!!!
    Cuando eres peque no te das mucha cuenta de lo que estás viviendo y luego cuando eres mayor, vas y lo idealizas, que también pasa. ¿No?

    ResponderEliminar
  3. Veo que no soy el único al que el verano le pone un poco nostálgico. Y veo que no soy el único que investigaba a mis vecinos en busca de locos o perturbados xDDD Es que, con las novelas que leía, estaba prevenido :P

    La vida se hace complicada según va pasando. O según vamos descubriendo qué es en realidad. Y sí, vale, que no está mal que sea un poco retorcida, que si fuese todo fácil sería muy aburrida. Pero leñe, que de un respiro de vez en cuando.

    Besotes! ;)

    ResponderEliminar
  4. Ays, esos veranos sin preocupaciones... Cómo se echan de menos...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Eligiéramos lo que eligiéramos es mejor arrepentirse de lo que hemos hecho a arrepentirnos de algo que no nos atrevimos a hacer, la vida está para vivirla, para equivocarse también, pero para vivirla al fin y al cabo. Biquiños!

    ResponderEliminar
  6. Qué buenos ratos me has recordado también ^_^ aunque quizá haya algo de idealización en ellos. Recuerdo que a veces me aburría! :P
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  7. Qué bonitos eran aquellos veranos interminables donde hasta tiempo para aburrirnos teníamos. Jajajaja. Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Hola!! Que gran verdad lo que has escrito, que bonitos recuerdos.
    He llegado a tu blog por casualidad y me quedo por aquí!

    Si te interesa, pásate por mi blog que tengo un sorteo de 8 libros muy chulos: http://unamamaentrelibros.blogspot.com.es/

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Cazando ranas?¿? jajajajaja Cierto es que el verano no solo huele a aftersun sino a mágicos momentos, enormes recuerdos y mucha nostalgia.
    Yo aprendí a ver el verano no solo como una temporada de mucho calor sino que es una manera de reencontrarme a mi mismo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. ¿Sabes que el verano donde yo vivo se parece a ese verano de tus recuerdos? Vengo ahora de tomar el fresco con los vecinos, de recoger a los niños que estaban jugando al fútbol y a pies en alto. Olía a hierba cortada de esta mañana y en el pinar, cuando he paseado con el perro a las once se escuchaba el canto de los grillos.

    Pero yo venía a otra cosa, venía a decirte que mañana te pases por mi blog. Creo que en la entrada que publicaré habrá una sorpresa para ti.

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  11. La toma de decisiones en la vida es lo que diferencia la madurez en las personas.
    El éxito , el fracaso, es el aprendizaje, nadie nace enseñado..
    Ha debido ser una niña buena ,
    La mía mamma aun recuerda los disgustos que le daba jeje y las multa que pago ejemm
    Le empujo en su columpio o la invito a un Martini, niñata?
    Beso
    S

    ResponderEliminar