A TIENTAS

A TIENTAS

martes, 9 de junio de 2015

Insomnio

Estoy aquí, insomne y disgustada.

Por varias cosas que no son grandes cosas, pero a la vez son muy grandes.

Por un día agotador de trabajo, éste es mi sexto día (de media jornada), y es horrible no saber manejar bien los programas, que no me funcione una cosa que es básica y tener que hacerla manual (cuando apenas sé hacerla de ninguna forma) y estar de cara al público, con una cola enorme, sólo tener una compañera que no es muy tranquila y a la que no le funcionaba el programa. Tener que tomar una decisión porque crees que es el protocolo que te han enseñado, y que de error y te deje sin saber hasta el día siguiente si está bien o no porque nadie te coge el teléfono. Intentar dilucidar si está todo bien, ordenar los papeles, y no poder porque hay que cerrar a una hora concreta y no es posible quedarse más tarde. Y yo preocupada por si tenía que echar más horas por la cara...

Dejé un trabajo para coger éste, y quizá me equivoqué. Gano lo mismo, y de momento es igual de estable (nada). En el otro tenía cero responsabilidad, y en éste tengo demasiada, y con poca formación. Que yo tengo mucha experiencia, pero con otros programas y con una forma de trabajo más flexible.

A veces no se muy bien qué hago. Bueno, de momento ganar dinero. Que no me quejo, (aunque estoy hasta las narices del "no me puedo quejar), que no he parado de trabajar desde que llegué a Madrid. Trabajos inestables y precarios. Pero trabajos.

Estoy cansada, y hostil. Estoy en una de esas semanas, (o meses, no garantizo nada), en que la gente me cae mal. Sobre todo la gente que no piensa como yo. Por varios motivos: diversas injusticias sociales, mentiras políticas, que en este caso afectan a mucha gente que conozco, el egoísmo de personas que, mientras ellos anden calientes...., ver hace años protestas y peticiones de firmas rechazadas por creer en falsas promesas de líderes políticos que no hacen más que mentir. Y ahora, vienen las "madresmías". Ahora, que quizá, sea tarde.

¿Por qué siempre vamos a lo nuestro, hasta que nos toca de cerca?

No sé, a veces el género humano me agota. No es que yo sea perfecta ni ejemplo de nada. Yo también me agoto a mí misma.

El caso es que estoy cansada. Y no sé muy bien si estoy haciendo las cosas bien. Y me da pena ver como, a mi alrededor, se derrumban pilares que se habían construido a base de sangre, sudor y lágrimas.

Es como lo de votar. La gente no vota. Y no es que no vote un 10%, no. Es que casi la mitad de la gente no vota. Entre eso y que la que vota lo hace mal... Porque vale que no hay mucho dónde escoger, vale. Pero seguir dando tu voto a desaprensivos, que no sólo han robado, si no que además han recortado en Sanidad y en Educación, a mí no me cabe en la cabeza.
Es que yo ya tengo objetivos bastante bajos. Ya no pienso ni en ideología, mira lo que te digo. Ya ni pienso en que se beneficien o no de dinero público. Pero por Dios, que al menos, utilicen la parte de dinero público que no se embolsan en darle a sus ciudadanos una gestión decente, que aunque sea para disimular, creen políticas de empleo útiles, hagan una gestión responsable del Sistema sanitario, pongan en valor la Educación pública. En vez de eso externalizan servicios, para no tener que preocuparse en gestionar,  y para pagar menos, y así tener más tiempo para tomarse gintonics a nuestra costa o decir gilipolleces en los variados y repugnantes debates televisivos. Y que sea lo que Dios quiera.

Pido poco, creo. También pediría que cuando pierdan guarden la compostura, y, aunque sea por quedar bien, pidan perdón cuando se les pilla en una o varias mentiras. Porque no puedes presentarte en una asamblea donde se debate algo muy serio, después de cobrar un sueldo bastante apañado como concejal, diciendo que bastante haces que estás allí, que ya no eres concejal. Primero, estás cobrando aún como concejal, y segundo... ¿de verdad no se te cae la cara de vergüenza después de haber mentido descaradamente una y otra vez? ¿De verdad es mejor salir en un plasma (que se ve que es la moda en el partido), en vez de dar la cara ante tus ciudadanos, explicar y responder a las dudas? ¿De verdad eres tan irresponsable, después de gobernar durante cuatro años tú personalmente y durante muchos más el mismo partido con la bonita pancarta de Agua Para Todos (otra gran mentira)?

Pues a esta gente les votan. Porque aunque este año no han salido elegidos, los ha votado mucha gente. Que por eso también entiendo que ni se molesten en disimular. Que como aunque mataran gatitos los iban a vota, pues para lo que me queda en el convento me cago dentro y ya está.

Pero todo esto, me hace tener una sensación taaaan desagradable. Y me fastidia que me fastidie, y que me afecte. Pero no lo puedo evitar. Me da pena. Me da pena que a la mayoría les de igual. Me da pena que a los que llevan luchando por una causa justa desde hace tiempo se les ninguneé. Me da pena que al final siempre ganen los malos. Me da pena que aún nos gobiernen personas que tienen la bandera anticonstitucional en el despacho de su casa. Me da pena oírles hablar con desprecio de la gente a la que representan. Porque nos representan a todos, por suerte o por desgracia.

Me da pena tener que callarme cuando me dicen que el imperativo siempre finaliza en "r". Y me tengo que callar por no tener una pelea absurda en el trabajo. Y si hay que escribirlo mal, pues lo escribo mal. Porque es que ya, paso.

Y me da pena que echen a gente como si fueran números, en esos trabajos impersonales por los que he ido pasando. Gente con hijos, que vuelven al paro tras 3 semanas de trabajo mal pagado, más una una semana de formación selectiva por la que no cobras ni el desplazamiento. Me da pena que sea un problema para ellos pagar el abono transporte. Que te cuenten que les han cortado la luz pero que a sus hijos de 3 años les dirán que es un juego. Y que te lo cuenten riendo, y te digan que mañana lo pagarán, que menuda cabeza. Cuando sabes lo angustioso que es no pagar un recibo de la luz, o del agua y que te la corten. Ver a gente preparada, con estudios más o menos superiores. Gente que hace tres o cuatro años tenía trabajo, pero un ERE, o tal y cual los dejó en la calle, te cuentan cómo antes ganaban 1500 euros y que tenían PAGAS EXTRAS!  y ahora con dos trabajos, no llegan a 1000 y está contentísimos por que este mes son 1000 y seguramente el mes siguiente vuelvan a ser 500. Otra vez. Con suerte. Me da pena ver a gente esforzarse, creyendo que les tendrán en cuenta para aguantar un par de semanas más, y que no son conscientes de que no son más que números. Y que así te echan y te contratan.

Desde que he llegado a Madrid he presenciado más despidos que en toda mi vida. Y no ha sido agradable. Porque detrás de cada uno de esos números hay una historia, y verles reír bromeando con qué ayuda van a pedir o que así vuelven a entrar más barato a los museos, me hace recordar a ese tipo que criminaliza a un parado si se compra un Marlboro. O a esa tipeja que habla de que el paro son unas vacaciones subvencionadas, o de que hay que quitar subvenciones y mamandurrias. Y recordar eso me quema por dentro. Que sé que lo hacen por salir en la tele, o por distraernos, o vete tú a saber. Pero no se imaginan lo doloroso que puede ser para una persona que lo está pasando mal escuchar semejantes gilipolleces de la boca de gentuza que vive del dinero público desde ni se sabe, y que de vez en cuando ingresa en su cuenta 5 millones de Euros.

Y voy a parar porque esto no debe ser bueno para el insomnio. Yo quería tranquilizarme y estoy consiguiendo el efecto contrario.

Este es uno de esos post que vomito cuando me sale. Y también es uno de esos post que no debería publicar, por lo desordenado, por que está escrito al tun tun. Y sin embargo, aquí está.




20 comentarios:

  1. A veces las pequeñas cosas son muy grandes. O las pequeñas cosas, como tu mal día en el trabajo, van de la mano de otras muy grandes (ese poner el voto en la urna o no ponerlo, esa precariedad laboral, esa pobreza que se nos va comiendo mientras otros roban y se enriquecen a nuestra costa). Pero, ¿sabes qué? Mejor ese isomnio y esa hostilidad que una indiferencia o un adaptarse porque "es lo que hay". Ánimo compañera, mañana será otro día (hoy es otro día) y hay que seguir en la brecha para cambiar las cosas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Has dormido algo al final? Porque para luchar hay que tener fuerzas. ¡Animo! Y esperemos que dentro de unos meses dejemos de oír las idioteces que dicen algunos (los que desaparecerán de nuestra vista por fin). Pero no sé yo si esto ayudará a los que no tienen para pagar las facturas, éste es el problema.
    besos

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que hay que escuchar cada cosa que dan ganas de llorar, sí. Mucho ánimo, guapa. Hay veces en que parece que todo se nos viene encima pero siempre vuelve a salir el sol, ya lo verás. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. Sea como sea seguro que has hecho bien y mira, quéjate todo lo que quieras que ahora con eso de como tienes trabajo ya tienes que estar contento y no es así. Todo irá mejor, empezar siempre cuesta y el cara al público es duro también así que a ser fuertes y tirar hacia adelante.
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  5. Mucho ánimo! Para ti y para tod@s nosotr@s también. Estoy de acuerdo en todo porque a veces también me siento así, y suelto estas cosas que luego a la gente, no sé muy bien porqué, les sientan mal!
    La gente es idiota, así de simple. Conozco mucha que viven de las ayudas, y que las necesitan, y siguen votando a partidos que las recortan y que si pueden, las quitan. Así de absurdo.
    Se ríen de nosotr@s en nuestras mismas caras... y no ruedan cabezas. Hay algo que está muy mal aquí.... Pero en fin, de nada nos sirve alterarnos y no dormir por esto.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso, ánimo para todos. A mí ya me da igual que a la gente le siente mal una u otra cosa. A la gente tampoco le preocupa soltar cosas que a mí me sienten bien o mal. Y así me ahorro una úlcera. jajajaj
      Un beso!

      Eliminar
  6. Sé que te hablé en twitter pero tenía que pasarme y decirte que tu sonrisa es mi sonrisa, que me alegras los días, así que, por favor, la próxima vez que conozcas a alguien que vota mal y que no se conciencia con los que de verdad sufren, pellízcale la flexura del codo (sí, he puesto flexura, pero sólo para que busques lo que es si no lo sabes y así te distraigas de ese mal día, es que no se me ocurre ahora mismo otra palabra más enrevesada xddd!). Biquiños mil y hoy, por ser hoy, un abrazo chillao para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hiciste reír... jajaja. Gracias!!
      Un besazo

      Eliminar
  7. En un día como este quizá todo lo que te digan puede resultar trivial. Y más de una desconocida en un blog. Pero entiendo de lo que hablas, porque en mi país, Argentina, se vive lo mismo. Esta bien que te descargues, no puedes guardarte toda esta angustia. La literatura es un buen refugio, como dijo Cortazar "los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo" pero no hay que esconderse en ellos, a mí me han ayudado a sanar más de una vez y a volver a la carga, a la lucha, que de eso se trata la vida. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario, como digo más abajo, me ayuda leeros. Una se siente menos sola.
      Qué razón tenía Cortázar, y yo sin leerle aún...
      Besos

      Eliminar
  8. Pues yo poco te voy a decir, porque ya has dicho tú mucho y muy bien, creo. Somos muchos los que estamos como tú, así que no te sientas tan rara, que algunos te entendemos.

    Espero que hoy te encuentres algo mejor, y para los días (o meses) que no: vomita, que aquí estamos.

    bsos!

    ResponderEliminar
  9. Qué razón tienes en todo! Mira que nunca he tenido problemas para dormir, pero últimamente también me pasa. Y es que la cabeza piensa y piensa y piensa... Y miras a tu alrededor y hay tan pocas opciones. Y ves que al final siguen mandando los mismos. Y ves tanto egoísmo... Porque mientras a ti no te toquen, importa muy poco que el vecino tenga que estar pidiendo ayuda o lo desahucien... En fin, que me callo ya, que al final me estoy desahogando yo también. Muchos besos y muchos ánimos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que os desahoguéis por aquí! Mil besos

      Eliminar
  10. Ni quito ni pongo nada; dicen que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen y antes pensaba que no, pero me temo que si, que somos tontos porque nos dejamos mangonear de todas las maneras y nos está bien empleado.
    Yo soy de los que estaba encantado de pagar impuestos y no lo digo por adornarme el oido pero han cambiado mi papel en la empresa y siendo autónomo por el artículo 33 ahora además soy administrador único y resulta que me retienen más que a cualquier trabajador que se te pase por la cabeza y es que ya se sabe, los autónomos somos todos unos "tramposos" pero se les olvida que hace más de 20 años que no se que es un mes de vacaciones, doy saltos de alegría si junto 12 días, que he trabajado en condiciones que cualquier otro trabajador habría estado de baja dos semanas pero es que ya se sabe, esa ley de "emprendedores" queda muy bonita para hacerse publicidad pero lo único que han conseguido es seducir con cantos de sirena a todos aquellos que han despedido para que se monten po su cuenta y sigan cotizando para no temer no cobrar su más que merecida pensión; y como todos, voy a parar que me está subiendo la bilis porque encima estoy escuchando las idioteces del FMI.
    Un besote y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué me vas a contar, si tan sólo hace 3 meses que dejer de ser autónoma, digo, emprendedora. Me descojono yo de eso de la ley de emprendedores. En fin...Ni vacaciones, ni desconexión ni nada de nada.
      Ánimo y muuuchos besos!

      Eliminar
  11. Duele leerte, al menos tanto como imagino que te ha dolido escribirlo. Vivimos tiempos muy duros, y parece mentira como a tanta gente no le importa convencida, no sé porqué, que a ellos no les afecta, que las desgracias les pasan a otr@s.
    Pero tras la angustia, que compartida es menos angustia, hay que dejarle hueco a la esperanza, por pequeña que esta sea y sobre todo por boba e infantil que te sientas si te deja llevar por la ilusión de que el cambio es posible. Tiene que serlo querida, tiene que serlo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese momento estaba muy de bajón. Lo bueno es que me recompongo pronto. Y vosotros me ayudáis!
      De verdad, muchas gracias por estar.
      Muak!

      Eliminar
  12. No tenéis ni idea de lo que me reconforta y me ayuda vomitar aquí cuando me siento mal, o regular, y encontrar vuestros comentarios. Lo mejor del blog es encontrar a gente como vosotros.

    Mónica, estoy de acuerdo, prefiero estar de bajón de vez en cuando, que indiferente. El día que me notes indiferente, dame un capón. Aunque sea virtual :-)

    Agnieszka, dormí poco y mal. Pero ya recuperé las horas de sueño. :-) Esperemos que cambie la cosa, y si no cambia, al menos nos queda el consuelo de no estar solos.

    Alter, desde luego que salió el sol después. Y muchas veces. Pero ya sabes, hay veces que se ve la botella medio vacía.

    Norah, sí que creo que he hecho bien. Y si no, pues ya se verá. Los principios son duros siempre...
    Besos!






    ResponderEliminar
  13. Saramaga, guapa, vengo a visitar tu blog y no he podido evitar comentar esta entrada aunque sea de junio. Espero que estés mejor y que no estés tan preocupada como hace unos meses. Yo solo puedo animarte y decirte que haces bien en vomitar y contar lo que te preocupa. Aunque estemos todos lejos seguro que te podemos reconfortar aunque sea momentáneamente. Y sí, los principios en los trabajos son duros pero yo tampoco entiendo cómo está montado todo; tengo días como tú en que me echaría al suelo a patalear o a quemar cosas jaja
    Muchos besos y espero poder seguir con el blog, cosa que me he propuesto y seguir leyéndonos como hace un tiempo.

    ResponderEliminar