A TIENTAS

A TIENTAS

miércoles, 17 de junio de 2015

"La mala luz" - Carlos Castán

"La mala luz" es uno de esos libros que compro por que el título me atrae, aunque también es verdad que me apeteció más después de comprobar el entusiasmo de Mientrasleo , y a pesar de la casi desrecomendación de El chico de la Consuelo que es más partidario de los relatos del autor. (Os animo a leer ambas reseñas)

He de decir que, en este caso, los dos tenían razón. La novela que os traigo hoy me ha seducido a medias. Me ha gustado cómo escribe, el estilo del autor, sus frases.... Ha sido uno de esos libros en los que me recreo, que leo poco a poco, y cuando estoy sola en casa. Nada de transporte público, ni ruidos. Es un libro para saborear. Y lo dejé con esquinas dobladas, y líneas trazadas con lápiz (un poco torcidas) bajo sus letras.
 
El fallo de esta novela lo encontré en la historia en sí. La historia no me atrapa, no me llena, y no me interesa. Pero en este caso, no me importó demasiado.  Cuando leo,  me suele interesar más la historia, el "qué pasa", que el "cómo pasa", el argumento que el estilo, pero en este caso, como digo, me da igual. La novela me gustó, me perdí entre sus páginas y pasé unas tardes de invierno felices junto a ella.

Creo que éste es uno de esos libros que te gusta o no te gusta. A mí me gustó, y probaré con los relatos de Castán. Pero no os llevéis a engaño, esta novela no es "un vertiginoso thriller que se lee con absoluta tensión" ¿¿¿???!!! ( aún me pregunto de dónde sacó tal conclusión la persona que escribió la contraporta de mi edición) 



 


"Ese tipo de afinidades son ante todo una cuestión de foco, de visión sobre el mundo. De repente descubres a alguien que no sólo coloca en el mismo punto del espacio la fuente de la luz, sino que lo dirige en la dirección exacta en la que tú mirabas"

"El hogar es un niño en pijama que corre a deshora por el pasillo y también la voz que desde la cocina le dice que no camine descalzo si no quiere resfriarse, que se termine el vaso de leche y se meta en la cama de una vez. Una cama con cuatro esquinitas, un libro ilustrado en la mesilla"

"Si ya se ha producido lo más difícil, que es la renuncia a continuar con la vida tal y como la conocíamos, si nos habíamos ya despedido de todo y ese adiós era sincero, ¿por qué no aprovechar esa rarísima y tremenda libertad, ese desapego imposible de alcanzar por cualquier otro procedimiento, para hacer aquello que a causa del miedo se quedó sin hacer? El fracaso peor, la muerte misma, eso ya lo tenemos"

"¿La quería? No lo sé. ¿Puede uno querer a sus piernas, a sus pensamientos? Simplemente, nada tiene sentido sn piernas o sin pensamientos. Sin ella nada tiene sentido: no sé si la quería. Era algo diferente. Tampoco quiero a mis riñones o a mi páncreas. Simplemente forman parte de mí, como ella formaba parte de mí"

"Descansar significa que nadie me vea"

"Una de las consecuecias de la creciente longevidad del habitante de las sociedades desarrolladas, en la que por otra parte no suele pensarse demasiado, es que, contrariamente a como scedía hace unas pocas décadas, a los ancianos de hoy les da tiempo a asistir a la devastación de las vidas de sus hijos, los ven prácticamente envejecer, fracasar, hastiarse de la lucha"

"Lo que queda ahora, por encima de la tierra que cubre la sepultura, es un infinito domingo por la tarde, una bruma de hastío y de derrota"

"La muerte no deja de ser, como todo lo demás, un asunto de vivos"

"La muerte es ese trozo de mesa en el que falta una taza de café con leche"

"Hasta para no volver hace falta un lugar al que no volver"

17 comentarios:

  1. Me encantan sus formas y aunque la historia no sea fuerte, a mi es un libro que me encantó leer y releer.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues este no es uno de esos títulos que me llaman la atención, así que lo dejaré pasar. Eso sí, esas frases que has seleccionado no tienen desperdicio. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo no acierto. Y sigues sin descubrir a Saramago en "Ensayo sobre la ceguera". No me haces caso y te va a gustar. Jooooo
      Besos!

      Eliminar
  3. Que gran honor ser citado en este blog de comedores de libros. Muchas gracias, jefa.
    Si queréis conocer al verdadero Castaño LEED Solo de lo perdido.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Honor tenerte por aquí, que se te ve poco!
      Apuntado lo tengo, pero mira que lo mío no son los relatos.
      Besos!

      Eliminar
  4. Creo que no me llama... Lo dejaré pasar de momento. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. Fíjate las sensaciones que me dejó esta lectura que al verla aparecer ahí, en el título de la entrada, me ha dado un pequeño vuelco el estómago. Es horrible que a alguien se le ocurriera poner lo que pone en la contraportada. Ni es un thriller ni es vertiginoso ni nada que se le parezca. Es un viaje al interior de una mismo, una invitación a sentarse y leer por el placer de leer, sin más. Para mí ha sido una de las mejores novelas de este año.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Obviaré la contraportada, me quedo con tus sensaciones, no es la historia en sí tampoco, pero te perdiste (en el buen sentido) entre sus páginas. Con eso me vale.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa, me quedo por aquí. Te tengo en twitter pero es la primera vez que paso por tu Blog.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ya lo tenía apuntado pero ahora me lo subrayo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Otro libro que esperará pacientemente su turno en mi lista de pendientes.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  10. Pues leído lo leído, Saramaga , por ahora se queda, en mi caso, en el limbo de los libros... olvidados.
    Besines,

    ResponderEliminar
  11. Adjudicado para las noches de verano, de poco en poco.
    Gracias

    ResponderEliminar
  12. Adicta como soy a los relatos tengo "Solo de lo perdido" por ahí, a la espera. Este está apuntado desde que leí la reseña de MientrasLeo, aunque me falta tiempo para tanto como hay apetecible. Estilo frente a historia... eterno dilema. Me gusta que se conjuguen ambos pero, confieso, lo estilístico me importa y mucho.
    Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  13. A mí me apetece leerlo, y lo tengo anotado de haber visto alguna otra reseña por ahí. A ver qué tal me resulta a mí.

    bsos!

    ResponderEliminar