A TIENTAS

A TIENTAS

martes, 15 de septiembre de 2015

"El mapa y el territorio" - Michel Houellebecq



"Es curioso, podría creerse que la necesidad de expresarse, de dejar huella en el mundo, es una fuerza poderosa; y, sin embargo, lo que empuja a la gente con mayor violencia a superarse sigue siendo la pura y simple necesidad de dinero"





Vamos hoy con este polémico autor francés. Michel Houellebecq ya era un autor muy conocido cuando la sede de la revista francesa Charlie Hebdo sufrió uno de los ataques más brutales a la libertad de expresión que se recuerda en los últimos años. Ese día Houllebecq abandonó Francia de forma momentánea por miedo. Pero esto es otra historia, y si alguno de vosotros aún no la conoce, os dejo aquí el enlace a una noticia que os puede aclarar un poco esto que comento. Pero vayamos a lo importante. 

Antes de todo esto, este autor ya era muy conocido por sus extravagancias, pero también por novelas tan exitosas como "Las particulas elementales". Nos encontramos con un escritor de una personalidad un tanto complicada, pero brillante a la hora de plasmar sus ideas por escrito. Confieso que es la primera novela con la que me acerco a esa mente un tanto extraña, y que después de este acercamiento puedo recomendaros a los que aún no lo hayáis hecho que lo hagáis sin miedo. 

En "El mapa y el territorio" encontraréis una historia sencilla, al menos a primera vista. El protagonista, Jed Martin, un artista que nos lleva de paseo por su mundo, y mientras reflexionas a su lado sobre el arte, el trabajo, las relaciones con las mujeres, y sobre los nuevos hábitos de vida, las modas y lo impersonal de los nuevos tiempos en que el dinero es lo que mueve el mundo, como nos muestra en el ejemplo en el que comenta cómo lugares sin un interés turístico o artístico relevante se convierten en un destino puntero de muchos turistas sólo porque una conocida aerolínea de bajo coste vuela a sus aeropuertos: 

"Así, el liberalismo modificaba la geografía del mundo en función de las expectativas de la clientela, ya se desplazase para hacer turismo o para ganarse la vida. A la superficie plana, isométrica del mapa del mundo la sustituía una topografía anormal en la que Shannon estaba más cerca de Katowice que de Bruselas, de Fuerteventura que de Madrid. Los dos aeropuertos elegidos en Francia por Ryanair eran Beauvais y Carcassonne. ¿Eran dos destinos particularmente turísticos? ¿O se volvían turísticos por el simple hecho de que Ryanair los había elegido?"

Después este artista conoce a Houellebecq, un conocido y extravagante escritor al que quiere pintar para una nueva colección en la que está retratando a diversos personajes mientras ejercen su oficio. No voy a seguir hablando de el argumento, porque el argumento es lo de menos. Lo interesante de verdad en éste libro es ese camino que recorremos con Jed. Distinto a todo lo que he leído hasta ahora, ha sido interesante leer a una persona a la que no le importa ser políticamente incorrecto, o criticar aquello que detesta o aborrece, sin pelos en la lengua. Dejando a un lado si yo estoy de acuerdo o no con las opiniones del autor, me gusta.

Podemos llegar a pensar que este comportamiento es parte de su pose, de su imagen, de ese aroma de escritor maldito e irreverente en el que, al parecer, le gusta envolverse al autor. Yo no me voy a plantear eso cuando vuelva a leerle. Sólo disfrutaré de la prosa de un autor que parece escribir sin pensar si lo que escribe gustará, o al menos, si será del gusto de esa opinión pública que decide lo que está bien y lo que está mal, sobre lo que se puede bromear o no, o lo que debe darnos pena o indignarnos según el trending topic del día, o el titular aparecido en prensa o en la tele esa semana.

Leedlo. Aunque lo detestéis después. Os merecerá la pena. 

"...el brillo de su mirada se debía desde luego más a la cocaína que al fervor religioso, pero ¿había una diferencia?"




16 comentarios:

  1. Este libro me tocó el año pasado en un sorteo que hizo la editorial por face. Lo tengo en la estantería, a la espera de encontrarle un hueco para poder leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Con todo lo que está ocurriendo, me parece que hay que leer a Houllebecq. Y otros clásicos- yo he vuelto a "El choque de las civilizaciones" de Samuel P. Huntington.
    besos

    ResponderEliminar
  3. No es el tipo de libro que suelo leer pero tal vez lo lea. Me has picado la curiosidad. Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Yo también pensaba que sería un libro complicado y un poco de gafapasta, pero me lo dejaron y me sorprendió mucho y para bien. Me ganó del todo la parte del padre. También me recordó un poco en estilo a Paul Auster. Todo lo que rodea al autor y su polémica me da igual y no le presto atención, ni siquiera sabia la anécdota que nos cuentas.
    Tendremos que repetir.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. No es un autor que estuviera entre mis prioridades, pero ahora me has dejado con mucha curiosidad y con muchas ganas de leer este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta. Es de los libros que más he disfrutado del autor. Y tengo que decir que leo todo lo que puedo suyo
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me lo acabo de leer y corroboro todo lo que tú has dicho. Es uno de mis autores preferidos y sus libros me han dado más que un montón de autores juntos.

    me quedo por aquí

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada de este famoso autor pero después de lo que cuentas en tu reseña me gustaría leerlo pero ya. De momento apuntado esta, un beso

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de él, pero este es el título que tengo seleccionado para estrenarme, creo que es buena elección por lo que veo. Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Aún tengo pendiente este libro. Leí otro del autor y me gustó su estilo.

    bsos!

    ResponderEliminar
  11. Hola!!! aun no he leido nada de este autor, asi que tal vez empiece por este libro, a ver que tal. me ha entrado ganas de descubrir como escribe. Gracias por la reseña
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. A mi me sorprendió la lectura de este libro porque hallé mucho más de lo que esperaba. Desde al propio autor como personaje a la crítica social.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Además de "Sumisión" he leído otro de Houllebecq pero no consigo recordar el título, eso sí, hubo un comentario que se me quedó grabado y esel de que se puede adivinar la edad de una mujer por lo que le cuelga el labio vaginal a partir de los cuarenta y cinco (y con lo que para mi supuso de shock constatar tal realidad no me extrañaría que diera pie a la hoy actualísima cirugía vaginal).

    ResponderEliminar
  14. Comienzo a saldar deudas contigo, Sara. Lo cierto es que me he debido dar una vuelta por aquí antes, pero no gozo de mucho tiempo. De hecho, te escribo en mi media hora -escasa- de almuerzo.
    He visto que, sin saberlo yo al menos, hemos compartido la lectura de varios títulos. Éste es uno de ellos.
    Me ha gustado el estilo y la pregunta de cómo se llega a que una obra deje de ser un mamarracho para pasar a ser genial; cómo se forma la opinión de la gente común. Algo he dicho de él en mi espacio, por si quieres verlo.
    Por lo demás, es un autor polémico y provocador. Pero me gusta su estilo. Si puedes y no lo has hecho aún, te sugiero 'Las partículas...'. No tiene desperdicio.
    Debo volver al trabajo. Apenas pueda, comentaré algunos otros libros; prometo.
    Un beso grande desde el Río de la Plata, y mis felicitaciones por tu reseña.

    ResponderEliminar
  15. Es uno de los escritores que más me gustan. El mapa y el territorio me parece, hasta ahora, su mejor novela. Brutal, tan completa, tan intensa, tan llena de recovecos. Muy grande.

    Besos!

    ResponderEliminar